«El mejor cuidado, para quienes más te importan»

TRABAJA COMO CUIDADORA

Aquagym para personas mayores. Lo mejor para ellos

Cuidados generales

El ejercicio físico para personas mayores es parte fundamental de cualquier plan de vida saludable. Pero luchar contra el sendentarismo y la pereza no siempre resulta una tarea sencilla. Una buena forma de mantener la motivación es ir variando las rutinas de actividad. Los ejercicios en el agua para mayores como el aquagym son una estupenda alternativa para cambiar de aires durante el verano y promover el envejecimiento activo con actividades divertidas y refrescantes.

Beneficios del aquagym para la tercera edad

Independientemente de la edad, antes de comenzar con cualquier rutina de ejercicio hay que saber cuál es nuestro estado de salud y qué tipo de ejercicio nos resulta más conveniente. En el caso de la actividad física en personas mayores esto es especialmente importante, ya que cualquier lesión no solo tarda más en sanar sino que puede suponer un retroceso importante en el ánimo y en la forma de afrontar la necesidad de ejercicio.

El aquagym para mayores se presenta como una alternativa muy atractiva porque reúne todos los requisitos que se le exigen a una actividad física apta para personas mayores: es seguro, permite trabajar todo el cuerpo, se realiza en un entorno original que resulta motivador y además, ¡es muy divertido!

Partiendo de estas tres características que ya de por sí resultan estimulantes, podemos seguir sumando interesantes beneficios a los ejercicios en el agua para mayores:

– Al flotar en el agua el impacto sobre ligamentos, tendones, músculos, huesos y articulaciones es mucho menor. La gimnasia en el agua es ejercicio apto para todas las edades y para aquellas personas que no pueden realizar ejercicios de gran intensidad.

El riesgo de lesiones es muy limitado. Hacer ejercicio en un parque o en el salón de casa entraña más riesgos de hacerlo en una piscina. Siempre se hace pie, por lo que no hay peligro de ahogamiento, y tampoco es probable que se produzcan golpes o caídas que provoquen lesiones mientras se está dentro del agua.

Resulta más sencillo trabajar la musculatura. El agua es un ambiente estupendo para la práctica de ejercicio seguro en el que los músculos se tonifican sin que apenas nos demos cuenta. Solo con la resistencia que ejerce cuando nos desplazamos por ella estamos trabajando. No obstante, gracias a la pérdida de gravedad es posible realizar ejercicios tanto aeróbicos como anaeróbicos sin que la sensación de cansancio sea tan notable.

Es una forma estupenda de relajarse. Flotar es una de las actividades más relajantes que existen. De algún modo nos recuerda al útero materno y es por ello que resulta una experiencia tan reconfortante. En una piscina a temperatura óptima (entre 27-31 ºC) la combinación del ejercicio físico con los ejercicios de relajación puede convertirse en el mejor remedio para garantizar el buen descanso.

– En la piscina se evitan la deshidratación y los golpes de calor. Son precisamente estos dos aspectos los que dificultan el ejercicio físico para personas mayores durante el verano. La solución es bien sencilla: ¡cambia de escenario!

Aparte de los beneficios específicos de los ejercicios en piscina para adultos, también hay que destacar que, como con cualquier actividad física, el aquagym favorece a la oxigenación del organismo, mejora la circulación sanguínea, permite controlar la tensión arterial y favorece al equilibrio y la coordinación. En definitiva, es una actividad de lo más completa.

¿Cómo son los ejercicios en piscina para adultos mayores?

Las rutinas de aquagym para la tercera edad son muy variadas. Esa es una de las grandes ventajas de esta actividad: no hay forma de aburrirse. Siempre deberán estar adaptadas a las capacidades de cada persona, aunque lo normal es que haya una serie de ejercicios básicos aptos para la mayoría de participantes:

  1. Abrir y cerrar los brazos bajo el agua, como intentando dar palmadas, con las piernas semiflexionadas, las palmas de las manos abiertas y el agua a la altura de los hombros.
  2. Con el agua entre el pecho y la cintura y los codos pegados al torso, elevar las manos hasta los hombros doblando el codo y bajarlas hasta dejar los brazos casi del todo estirados. Este curl de bíceps se realiza con los puños cerrados.
  3. Caminar por el agua sin desplazarse, bien flotando y elevando el cuerpo a cada paso, bien con ayuda de una barra de flotación (el clásico churro). El objetivo es realizar los movimientos propios del caminar pero sin moverse del sitio.
  4. Elevar las rodillas y mantener la flexión. Para ello es necesario ayudarse nuevamente del churro, que irá colocado por delante del pecho y debajo de las axilas. Con este punto de flotación, elevar las rodillas en ángulo de 90º, llevarlas lo más cerca posible del pecho y mantener la posición unos segundos antes de volver a bajarlas.

Aquagym para mayores: piscinas seguras y ejercicios supervisados

Si bien es cierto que como consecuencia de la pandemia se han introducido cambios significativos en el uso de este tipo de instalaciones, no hay motivos para pensar que las piscinas no son un lugar seguro. Precisamente porque se han extremado las precauciones para evitar contagios, el aquagym para personas mayores en centros públicos o privados es una actividad que reúne todas las garantías de seguridad.

Los procesos de desinfección son mucho más estrictos, hay horarios de entrada y salida bien definidos y el aforo está limitado a un menor número de personas para garantizar que se mantiene la distancia de seguridad. Por otro lado, es de destacar que hasta el momento no existe ninguna evidencia que indique que el virus se puede transmitir por el medio acuático. De hecho, el cloro de las piscinas es en sí un potente desinfectante.

Lo que verdaderamente debería preocuparnos cuando un familiar acude a clases de gimnasia acuática para mayores es que la supervisión de la actividad esté asegurada. Tanto si se trata de ejercicio individual como de una clase grupal, es indispensable que siempre haya una persona controlando el desarrollo de la actividad y garantizando que el adulto siempre está acompañado.

¿Necesitas que tus familiares mayores entren en modo activo? A veces todo lo que necesitan para ponerse en marcha es contar con la motivación suficiente. Dentro de las funciones que desempeñan los cuidadores de Cuidum está la de promover el envejecimiento activo. Nuestro equipo de profesionales se encargará de diseñar un plan de ejercicio físico para personas mayores adaptado a las capacidades de cada uno junto a unas rutinas variadas y estimulantes que mantengan siempre en alto el ánimo y la voluntad de superación.

¿Cuál es la actividad física que realizan vuestros familiares para mantenerse activos? ¿Les gustaría practicar ejercicio en el agua? Te leemos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te puede interesar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies