¿Por qué los mayores sienten soledad en verano?

¿Por qué los mayores sienten soledad en verano?

Es frecuente pensar que en invierno y, especialmente en la época navideña, los ancianos sienten una mayor tristeza derivada del mal tiempo y la añoranza de los seres queridos que ya no están. Esto no deja de ser cierto ya que son muchas las personas de avanzada edad que padecen esta melancolía y entristecen especialmente con las épocas más lluviosas y frías del año.

Sin embargo, lo cierto es que estudios estadísticos realizados por el Instituto de Mayores y Servicios sociales, más conocido como IMSERSO, la mayor cifra de personas en situación de decaimiento emocional, hasta el 11,4%, se produce en verano. Entre la población más mayor de nuestro país, un número más elevado de personas de avanzada edad afirmaron haber sentido mayor tristeza durante la época veraniega por diferentes motivos.

La soledad en verano, por tanto, se convierte en un gran problema que se debe combatir de cara a buscar una mejor situación para nuestros mayores. Sin duda alguna, estar atentos a sus necesidades en todos los momentos con independencia de la época del año en que nos encontremos, escucharles, acompañarles y buscar soluciones alternativas para su cuidado son las claves esenciales para prevenir este desagradable malestar que se deriva de la soledad.

El verano y la soledad de los mayores: causas principales

Una de las causas principales por las que los ancianos se sienten más solos durante la época estival es el abandono que sienten cuando la familia cercana emprende viajes vacacionales en los que los más mayores no están incluidos.

En muchas ocasiones resulta imposible por las condiciones de movilidad del anciano, en otras, cierta despreocupación familiar hace que las personas mayores se queden en casa pensando que es mejor para ellos. No preguntar al anciano qué es lo que desea para ese periodo particular suele ser uno de los mayores agravantes de esta condición.

Es importante mencionar que, aunque se pregunte por sus deseos, son muchas las ocasiones en que las personas mayores no quieren resultar un impedimento, inconveniente o rémora para la familia y callan por no ser un estorbo en los planes de los más jóvenes. Evitar su sensación de soledad en estos casos pasa por la observación y la comunicación más fluida durante todo el año.

Evitar la soledad de los mayores en verano

Como se ha mencionado, la comunicación es un elemento esencial puesto que nos permite conocer mejor los intereses y anhelos de las personas mayores y, por tanto, nos facilita la toma de decisiones a la hora de salir de vacaciones, emprender excursiones puntuales, hacer salidas diarias durante el verano, etc.

Todo el incremento de la actividad de ocio en general entre familiares y amigos de la persona mayor puede resultar en un agravio comparativo que le haga sentirse abandonada. Hay que evitar esto intentando incluir al anciano en la planificación y, en la medida de lo posible, en la ejecución de los planes de verano.

Es cierto que en muchas ocasiones, debido a las condiciones específicas de salud y movilidad, así como a la naturaleza de los planes mismos, los ancianos no pueden ser incluidos de forma directa en las vacaciones o en las escapadas de fin de semana. No obstante, el contar con ellos, hablarles de la planificación, pedir sus consejos y escuchar su opinión con sincero interés, puede ser una cura inmediata para esa sensación de soledad. Este método ayuda a la persona mayor a sentirse incluida entendiendo que ya no puede hacer esos planes pero que la familia sigue valorando su opinión.

En este mismo sentido, mostrar fotos y vídeos, contar anécdotas y compartir las que ellos tengan que contar de tiempos pasado, será una forma perfecta para completar este sencillo sistema cuando se está de regreso. Así se puede satisfacer la necesidad de los ancianos de formar parte de la familia de una forma evidente y participativa.

Buscar el mejor cuidado para los mayores en verano

No obstante, es cierto que la soledad puede hacer acto de presencia durante los periodos en los cuales la la familia no está físicamente en casa con las personas mayores. Aunque se sientan queridos y valorados durante todo el año, la sensación de ausencia de los miembros de su hogar puede ser un golpe para ellos que se encontrarán abandonados durante un tiempo y pueden temer por su propia salud.

Es por esto que no se recomienda nunca dejar solas a las personas mayores cuando se deja la casa durante periodos vacacionales. Al peligro de la soledad se suma el de salud cuando el anciano se encuentra sin nadie a quien recurrir si se encuentra mal, ante un golpe de calor o si siente cualquier causa de preocupación.

Dejar a alguien de confianza al cuidado de las personas mayores es una clara muestra de preocupación e interés por su salud y su bienestar, ellos lo agradecerán. De igual modo, la familia podrá disfrutar de su periodo de ocio y descanso de una forma más relajada al saber que la persona que se quedó en casa está segura, acompañada y atendida. Durante la ausencia familiar, también es conveniente llamar para preguntar por su salud, su rutina diaria y su estado anímico. Una simple llamada puede ayudar mucho al anciano que se queda en casa.

En este mismo sentido, es imprescindible contar siempre con personas de confianza y, cuando sea posible, contratar los servicios de profesionales especializados en el cuidado de ancianos. Esto es así porque se trata de un trabajo difícil que requiere una preparación y un conocimiento y, por tanto, los profesionales siempre podrán realizarlo de forma mucho más satisfactoria que cualquier una persona conocida en quien depositemos nuestra confianza durante unos días.

La soledad en verano: consecuencias derivadas

La sensación de abandono ya resulta grave e intolerable para las personas que la sufren. Pero además, en personas mayores esta desagradable sensación de soledad puede derivar en otros problemas de salud mucho más graves.

La depresión es uno de los problemas más comunes derivados directamente de la soledad y uno de los más peligrosos debido a su invisibilidad a los ojos de las personas que rodean al afectado. En muchas ocasiones los síntomas no son correctamente interpretados por los familiares o se minimizan de forma peligrosa haciendo que se incremente el problema de forma paulatina. Diversos estudios confirman que la soledad se une a otros elementos como la pérdida de movilidad y de capacidades sensoriales para causar depresión en los ancianos.

De la mano de la depresión viene la dejadez y la despreocupación total por la propia salud dando pie así a la llegada de otras enfermedades derivadas o abriendo el camino al avance de enfermedades ya existentes.

Sin duda, recae sobre la familia la responsabilidad principal a la hora de hacer sentir a los mayores esa apreciada sensación de pertenencia al grupo, de ser queridos y valorados como miembro fundamental. Cuando la personas anciana tiene claros estos puntos y nota a diario el apego de su familia más cercana, la soledad y la depresión difícilmente aparecerán.

Cuando el esfuerzo de la familia puede quedarse corto por diversos motivos, no hay que sentir complejo por recurrir a la figura del cuidador. Estas personas ponen sus conocimientos y su buen hacer al servicio de la familia y el anciano para que todos puedan disfrutar en verano o en cualquier época del año sin consecuencias negativas para nadie. El resultado es el mejor cuidado para las personas mayores de cara a evitar la soledad, el abandono y la depresión que les amenaza en las épocas vacacionales.

Cambiemos la sociedad y cuidemos de nuestros mayores igual que cuidamos de nuestros pequeños. El día de mañana si tengo la suerte de envejecer deseo hacerlo manteniendo todo lo que construyo hoy, mi familia, mi hogar, mis amistades, mis aficiones... Trabajo en Cuidum para aportar mi granito de arena a la sociedad y no tener que preocuparme el día de mañana de perder parte o todo lo que con tanto esfuerzo me ha costado lograr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.