Acompañamiento a los mayores durante las vacaciones de verano

Acompañamiento a los mayores durante las vacaciones de verano

Durante las vacaciones de verano muchas personas mayores sufren las consecuencias del abandono familiar. Solos en sus hogares o en residencias para ancianos viven desde una angustiosa soledad estos días que para muchos son sinónimo de ocio y diversión. No es necesario llegar a este punto. Hay alternativas para abordar las vacaciones estivales con una solución ventajosa para todas las partes. Otro verano es posible.

Falta de asistencia y acompañamiento durante vacaciones

Según las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), en España existen algo más de siete millones de personas mayores de 65 años de las cuales aproximadamente un millón se encuentra en situación de desamparo. Esta cifra, ya de por sí trágica, alcanza los tres millones de personas durante las vacaciones de verano.

¿Somos conscientes de los graves efectos que provoca la soledad en los ancianos? A tenor de estos datos estadísticos, parece que la sociedad sigue sin estar del todo concienciada. Aparte de las personas mayores que viven su vejez en la más absoluta soledad, están esas otras que experimentan las terribles consecuencias de la falta de asistencia y acompañamiento en momentos puntuales del año. Las vacaciones estivales son uno de estos momentos críticos.

Por vergüenza, por ‘no molestar’ al resto de la familia o por normalizar la situación, muchos ancianos no manifiestan esta sensación de soledad que se hace todavía más notable cuando el resto de la familia se marcha de vacaciones. Pero la necesidad de compañía, de asistencia y de contacto social se mantiene durante todo el año y es muy importante que estas necesidades estén siempre cubiertas.

Otra forma de plantear las vacaciones de verano

El escenario ideal sería aquel en el que los mayores se van de vacaciones con el resto de la familia. Estos días de ocio y tranquilidad son estupendos para fortalecer las relaciones entre padres, hijos y abuelos, recuperar el tiempo perdido, rememorar viejas historias y estrechar lazos familiares. No obstante, somos conscientes de que no siempre se dan las circunstancias más adecuadas para que esto sea posible.

Los viajes que requieren largos desplazamientos, estancias en el extranjero o demasiada actividad pueden limitar bastante las posibilidades de unas vacaciones con la familia al completo. Pero que los abuelos y abuelas se queden en casa durante unas semanas no tiene por qué suponer un problema para nadie. Gracias a los cuidados domiciliarios y a servicios de asistencia personalizada como los que te ofrecemos en Cuidum, un nuevo concepto de vacaciones de verano es posible.

Asistencia domiciliaria para ancianos: vacaciones para todos

El abandono de un familiar tiene unas características muy concretas. Implica un desentendimiento absoluto de la persona y de sus necesidades específicas, dando por hecho que, a edades avanzadas, no son tan necesarias las relaciones sociales, el ocio y el entretenimiento. También se produce abandono cuando no se tienen en cuenta otros problemas del día a día como la higiene, la alimentación y los cuidados sanitarios.

Salir de vacaciones y dejar a un familiar al cuidado de un profesional poco tiene que ver con estos escenarios. Todo lo contrario. Es una manera responsable y afectuosa de afrontar la situación, priorizando siempre el bienestar y la felicidad de nuestros seres queridos.

Cuidum: la alternativa perfecta para estas vacaciones

Tanto si tienes la suerte de salir de vacaciones con los abuelos y abuelas de la familia como si finalmente estos deciden quedarse en casa, nuestros servicios de cuidados domiciliarios para personas mayores te resultarán de gran utilidad.

  • Asistencia domiciliaria en el lugar que necesites.

  • Asesoramiento en la selección del perfil de cuidador que mejor se adapta a tus necesidades.

  • Cuidados por horas y jornadas de interno.

  • Jornadas flexibles: toda la semana, fines de semana, 24/7, parcial, nocturna.

  • Cuidadores profesionales y con experiencia.

  • Asistencia en todos los ámbitos: alimentación, descanso, higiene, control de medicación, vida activa…

En Cuidum te ofrecemos soluciones concretas y efectivas a todas esas dudas que se presentan en el momento de programar las vacaciones: ¿Dónde dejamos a nuestros padres mayores? ¿Quiénes van a cuidar de ellos? ¿Comerán bien? ¿Se acordarán de tomarse la medicación? Invierte en calidad de vida y en tranquilidad. Con Cuidum tienes la seguridad de que tus seres queridos estarán en buenas manos este verano. Tanto es así que, en muchos casos, los servicios de asistencia a domicilio que comienzan en época estival finalmente se extienden a períodos más largos.

La sensación de soledad y desamparo de muchas personas mayores se incrementó de manera notable durante los meses del confinamiento. No podemos dar un paso atrás. La estabilidad física, mental y emocional de las personas de edad avanzada depende en gran medida de que el acompañamiento y la asistencia estén garantizados en todo momento. En Cuidum te ayudamos a disfrutar de las vacaciones de verano sin que ello suponga una merma en la calidad de vida de tus seres queridos. Gracias a la asistencia domiciliaria profesional, el cuidado de tus seres queridos es posible.

Tagged , .

Especialista en envejecimiento y cuidado domiciliario. Siempre al día de las últimas tendencias sobre envejecimiento y esperanza de vida de la sociedad, para poder ofrecer la mejor información y asesoramiento familiar a nuestros usuarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.