¿Qué es la Fibromialgia?

¿Qué es la Fibromialgia?

La fibromialgia es una enfermedad compleja que se caracteriza por el dolor crónico en músculos y otros tejidos del cuerpo. En la gran mayoría de los casos, el paciente experimenta también fatiga, trastornos del sueño, depresión y ansiedad. 

Aunque la fibromialgia fue reconocida como enfermedad en 1992 por la Organización Mundial de la Salud, todavía sigue siendo una patología poco comprendida, debido a que sus síntomas pueden resultar difíciles de diagnosticar. Según la Sociedad Española de Reumatología, la Fibromialgia afecta a casi un millón y medio de españoles.

Fibromialgia ¿Qué la causa?

La fibromialgia produce dolor muscular crónico, pero no hay una lesión visible que explique la procedencia del dolor. Actualmente se cree que podrían intervenir varias causas en la aparición de la enfermedad:

Factores fisiológicos

Presentando anomalías del sistema nervioso, disminución en los niveles de neurotransmisores, alteraciones hormonales, entre otros.

Factores genéticos

Los genes pueden participar en la activación de la enfermedad.

Factores biológicos

Debido a trastornos metabólicos con aumento de la sensibilidad al dolor.

Falta crónica del sueño

La falta de sueño podría ser, además de un síntoma, también una causa de la fibromialgia.

Causas externas

Tales como agentes infecciosos, virus, bacterias, traumas físicos (accidentes), traumas psicológicos (agresiones sexuales).

Factor psicológico

Existe una estrecha relación entre la fibromialgia y el estrés, la ansiedad o la depresión. 

Fibromialgia ¿Conoces sus síntomas?

  • Dolor muscular crónico de carácter difuso. Los puntos de dolor de la fibromialgia son en primer lugar en el cuello y los hombros, seguidos de la espalda, el pecho, los brazos y las piernas. 
  • Dolor en todo el cuerpo de carácter crónico. Se agrava con el esfuerzo físico, el frío, la humedad, las emociones y el estrés. 
  • Sueño muy ligero y fatiga al despertar.
  • Cansancio durante todo el día.
  • Sensación de inflamación en el área afectada.
  • Dolor de cabeza y graves migrañas debido a la tensión muscular en cuello y hombros.
  • Síndrome del intestino irritable: diarrea, estreñimiento y dolor abdominal.
  • Estado depresivo o ansiedad (se produce en aproximadamente un tercio de las personas afectadas de fibromialgia).
  • Dificultad para concentrarse.
  • Sensibilidad al olor, a la luz, al ruido y a los cambios de temperatura, como también mayor sensibilidad al tacto.
  • Entumecimiento y hormigueo en manos y pies.
  • Síndrome premenstrual y menstruación dolorosa.
  • Síndrome de la vejiga irritable (cistitis intersticial).

¿Cómo se diagnostica la Fibromialgia?

La fibromialgia es muy difícil de diagnosticar debido a que sus múltiples síntomas son muy parecidos a los de otras patologías (artritis reumatoide, enfermedades sistémicas, síndrome de fatiga crónica, síndrome del intestino irritable, migraña, etc.)

Antes del diagnóstico de fibromialgia, el médico realiza diversas pruebas, como análisis de sangre y radiografías, para descartar que los síntomas correspondan a otra patología.

Hasta ahora el diagnóstico de la fibromialgia se basaba en dos criterios establecidos por el Colegio Americano de Reumatología, aprobados por un comité internacional:

  • Dolor difuso durante más de 3 meses. El dolor debe estar presente en ambos lados del cuerpo, tanto en el derecho como en el izquierdo, así como en la parte superior e inferior de la cintura y en la columna vertebral.
  • Que la sensación de dolor afecte, al menos, a 11 de los 18 puntos que se consideran característicos de la enfermedad. Sin embargo, esto es cuestionado, dado que el criterio de los 11 puntos de dolor es arbitrario. Además, la ubicación y el número de puntos en los que se presenta el dolor pueden variar en la misma persona de un día para otro.

18 puntos de la Fibromialgia

Para que sea considerado como un punto sensible de la enfermedad, se debe manifestar una palpitación dolorosa, más no una simple molestia. Los puntos bilaterales a considerar son:  

  • Los músculos inferiores del cuello.
  • La zona alta del pecho, justo debajo de la clavícula.
  • Los músculos en la base del cráneo, en la nuca.
  • Los músculos trapecio de la espalda hacia los hombros.
  • Encima de la espina de la escápula (entre los omóplatos).
  • El área interna de las rodillas.
  • Los glúteos, en el tercio superior de la inserción de los glúteos
  • Los codos.
  • La zona exterior de las caderas.

La Fibromialgia y evolución de la enfermedad

La fibromialgia no es una enfermedad grave, ya que no produce mayores complicaciones de salud y suele mantenerse estable a lo largo del tiempo. Sin embargo, los dolores son crónicos y resistentes al tratamiento, por lo que limita mucho las actividades de los pacientes y pueden repercutir en su vida laboral y social, agravando en ellos la ansiedad y la depresión. Los síntomas de la fibromialgia son muy distintos de una persona a otra. Además, el clima, el nivel de estrés y la actividad física son factores que influyen en la gravedad de los síntomas y en su variabilidad a lo largo del tiempo. 

¿Tiene cura la Fibromialgia?

Actualmente no existe un tratamiento eficaz para la fibromialgia. Lo que hace la medicina es ayudar a controlar de mejor manera el dolor.

Habitualmente el tratamiento va enfocado a reducir el dolor y los trastornos del sueño. Para aliviar el dolor el médico suele recetar relajantes musculares, anti inflamatorios  y analgésicos. Para los trastornos del sueño y la depresión, se suelen recetar sedantes o antidepresivos.

Los medicamentos por sí solos no son suficientes para mejorar la calidad de vida de las personas con fibromialgia. Un tratamiento adecuado de la enfermedad requiere un enfoque multidisciplinar, ayudando al paciente a relajarse y a que aprenda a controlar el dolor. En los casos de los dolores graves, el baño con agua caliente y los ejercicios musculares proporcionan un rápido alivio.

Principales factores de riesgo de la Fibromialgia

Estos son los principales factores de riesgo:

  • La fibromialgia afecta cuatro veces más a las mujeres que a los hombres. Se cree que las hormonas sexuales influyen en la aparición de la enfermedad.
  • Tener en la familia antecedentes de fibromialgia o depresión.
  • Personas que tienen problemas para dormir debido a espasmos musculares nocturnos o síndrome de piernas inquietas.
  • Personas que han tenido experiencias traumáticas (shock físico o emocional), como un accidente, una caída, abuso sexual, una operación o un parto difícil.
  • Personas que han contraído una infección importante, como hepatitis, la enfermedad de Lyme o el virus de inmunodeficiencia VIH.
  • Personas con enfermedades reumáticas, como artritis reumatoide o lupus.
  • Personas con falta o exceso de actividad física.

¿Se puede prevenir la fibromialgia?

Dado que no se conocen las causas exactas de la fibromialgia, tampoco se conoce el modo concreto de prevenir la enfermedad.

Con carácter general se recomienda evitar el sobrepeso, ya que agrava el dolor en las articulaciones y en los músculos. 
Existen determinadas actividades que ayudan a controlar la fibromialgia y a reducir sus síntomas, como son la psicoterapia, el ejercicio físico, la relajación, los tratamientos de spa y los masajes. 

Actualmente no existe un tratamiento eficaz contra la fibromialgia, por lo que el paciente, además de tomar los medicamentos que el médico le recete también debe aprender a controlar el dolor y realizar actividades que reduzcan los síntomas. Se recomiendan, especialmente, practicar ejercicios de aeróbic en una piscina de agua caliente, así como realizar psicoterapia y técnicas de relajación.

¿Te ha interesado el artículo? ¡Compártelo!

0 0
Visionaria estratégica, amante de la comunicación, del marketing y de las ideas nuevas. Una latinoamericana en suelo europeo preocupada por el presente de nuestros mayores y el futuro de los jóvenes, empujando de a poco el marketing al servicio de la sociedad. Me enorgullece pertenecer a la gran familia de Cuidum, donde he podido direccionar mi brújula hacia el lugar y momento correcto. Este es mi ADN con el que trabajo día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.