Beneficios de la terapia ocupacional para mayores

Beneficios de la terapia ocupacional para mayores

Gracias a la terapia ocupacional es posible abordar el envejecimiento desde la perspectiva de la autonomía, la actividad y el bienestar general. En la actualidad es una herramienta de trabajo muy efectiva para afrontar los problemas físicos y psicológicos vinculados a la tercera edad y sus beneficios con adultos mayores y personas dependientes han quedado demostrados.

¿En qué consiste la Terapia ocupacional?

La terapia ocupacional es un trabajo y una actividad del ámbito sanitario que se orienta al desarrollo de tratamientos, y busca que una persona con problemas físicos, psíquicos o sensoriales pueda valerse por sí mismo y de manera independiente en su vida diaria.

La terapia ocupacional contribuye a la autonomía de los mayores y personas con limitaciones, a mejorar sus habilidades y a involucrarlos, de forma productiva en sus tareas cotidianas.

En el caso de los ancianos, la actividad ocupacional a través de un conjunto de técnicas y tareas, consigue mejorar las condiciones para adaptarse a sus discapacidades, y, en el mejor de los casos, es una gran ayuda durante el proceso de recuperación de sus enfermedades.

La intervención del profesional se realiza después de valorar las condiciones y capacidades de cada uno de los pacientes. De tal forma, que se pueda conseguir una mayor eficacia en los resultados. El trabajo de los terapeutas con mayores consiste en desarrollar planes y procedimientos que funcionan para mantener e inclusive mejorar sus capacidades con la colaboración de sus familiares y cuidadores involucrados.

El papel de la Terapia ocupacional en España

La terapia ocupacional es una profesión regulada por la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias (LOPS), donde los terapeutas ocupacionales tienen conocimientos sobre rehabilitación en el ámbito socio-sanitario.

En España, más de una tercera parte de los terapeutas ocupacionales trabajan con personas de edad avanzada, sobre todo en situaciones de pérdidas de memoria y en el caso de enfermedades crónicas. Entre las actividades a trabajar, van enfocadas a recuperar habilidades perdidas tan sencillas como alimentarse, vestirse por sí mismos, participar en actividades sociales, o arreglarse para salir.

Un dato que hay que tener muy en cuenta, es que debido a la baja natalidad, el crecimiento vegetativo de la población española y consiguiente envejecimiento, deberán estar preparadas las entidades y administraciones públicas para atender terapéuticamente a las próximas generaciones.

El papel de los terapeutas ocupacionales, por tanto, está llamado a ser una importante salvaguarda en los cuidados sanitarios y sociales para la España que viene.

¿Cuál es la función de un terapeuta ocupacional?

El trabajo de los terapeutas ocupacionales va más allá cuando desarrollan estrategias y actividades para mantener y mejorar las habilidades de la persona, teniendo en cuenta sus gustos, preferencias y su personalidad.

Los terapeutas ocupacionales pueden del mismo modo organizar entornos seguros para los pacientes en sus hogares, formar a los cuidadores de la familia y hasta conectarlos con grupos de apoyo para respaldar una asistencia emocional que resulte de gran ayuda en las circunstancias que se encuentre la persona. En el caso de pérdidas de memoria, la música y la estimulación sensorial son notables fuentes de beneficios a medio plazo.

Terapia ocupacional: Beneficio en personas mayores

En muchos casos, el trabajo que realiza un terapeuta ocupacional suele confundirse con el desarrollo de actividades de entretenimiento para el mayor. Actividades como contar cuentos, bailar o escuchar música tocando palmas, pueden parecer actividades de animación, cuando realmente se tratan de actividades de estimulación cognitiva y sensorial.

En el caso concreto de la terapia ocupacional orientada a personas mayores los beneficios de estas actividades se pueden percibir en patologías muy concretas vinculadas al envejecimiento y al deterioro físico y mental que se deriva de este.

Entre las ventajas más comunes de emplear la terapia ocupacional en adultos mayores encontramos que:

  • Mitiga los dolores crónicos: A edades avanzadas, la sensación de dolor se percibe con mayor intensidad y resulta complicado controlarlo con tratamientos analgésicos. Estos ‘achaques’ propios de la vejez que no tienen por qué estar relacionados con una patología grave, muchas veces se manejan mejor desde la terapia ocupacional que desde el tratamiento farmacológico. El dolor crónico afecta a las articulaciones, los huesos, los tendones… A través de la terapia ocupacional es posible adaptar la actividad diaria a estas nuevas condiciones, lo que ayuda a no hacer esfuerzos de más y a mantenerse en forma.

  • Mejora la visión: La pérdida de capacidades visuales es algo habitual en los adultos mayores. Los ejercicios de percepción sirven para reactivar las competencias de los ojos y de la parte del cerebro vinculada a la visión. Salvo en aquellos casos en los que la pérdida de visión es irreversible, estimular el sentido de la vista a través de la terapia ocupacional ayuda a mejorar estas facultades y favorece a una recuperación temprana tras una intervención quirúrgica.

  • Retrasa la aparición de la artritis: Ya hemos comentado el carácter también preventivo de la terapia ocupacional en personas mayores. Los problemas articulares no solo generan malestar o dolor entre quienes los padecen sino que además pueden provocar una gran frustración. Este tipo de terapias ayudan a las personas mayores a encontrar las posiciones más cómodas y apropiadas para ralentizar el avance de la enfermedad y garantizarles su autonomía durante más tiempo.

  • Fomenta la memoria: La terapia ocupacional tiene como objetivo prioritario garantizar la calidad de vida de las personas mayores. La estimulación cognitiva y sensorial permite mantener un vínculo más estrecho con la realidad, un aspecto esencial a la hora de evitar la exclusión y de hacer que el adulto mayor se siga sintiendo útil. Los ejercicios de terapia ocupacional también sirven para estimular la función cerebral, agudizar la memoria y hacer que los mayores se mantengan mentalmente activos e integrados en su entorno social.

  • Facilita el movimiento: Este es un beneficio que debe ser entendido en el sentido más amplio. La terapia ocupacional ayuda a implementar movimientos adaptativos, es decir, aquellos que la persona necesita para desenvolverse de forma más o menos autónoma en su día a día. Esto no solo implica el trabajo a nivel articular y muscular para favorecer la buena salud física, sino el aprendizaje en el uso de dispositivos como andadores, sillas de ruedas, audífonos y otro tipo de prótesis.

Principales funciones del Terapeuta ocupacional

– Prevención de lesiones: Mantener activos a los mayores o a personas con problemas de movilidad, refuerza el sistema muscular y la fuerza asociada. Mejorando rutinas fundamentales de los movimientos del cuerpo, optimizando su higiene postural, ganando estabilidad, conciencia situacional y coordinación en la dirección de prevenir lesiones producidas por caídas.

– Consejos para instalar ayudas físicas: Los terapeutas ocupacionales pueden asesorar sobre el tipo de dispositivos instalar en baños y lugares de paso para facilitar la seguridad, los movimientos y el aseo en el baño, dentro de un plan de recuperación de la movilidad en el hogar del usuario.

– Prevención de las discapacidades:
El terapeuta ocupacional es proactivo cuando se anticipa a los desequilibrios funcionales o psíquicos del paciente, cuando percibe disfunciones ocupacionales o cuando percibe lesiones y patologías en estado incipiente.

– Revalorización continuada del paciente: El terapeuta ocupacional en contacto continuado con el paciente está al tanto de los cambios en las capacidades del paciente mayor, estando en disposición de recomendar supervisiones médicas o cambios personalizados en el programa de actividades y objetivos de rehabilitación.

– Implicación del paciente:
Se trata de un objetivo fundamental, implicándose en la recuperación de sus dolencias o entrenando con rehabilitación ocupacional para vencer los desafíos de las tareas básicas diarias de la persona mayor.

– Programas de intervención en discapacidades: Los terapeutas ocupacionales están en primera línea para colaborar con entidades públicas y privadas para desarrollar programas para personas con discapacidad.

– Control de patologías: El terapeuta ocupacional puede ser un apoyo para el familiar y cuidador profesional, en desarrollar programas con pautas saludables para el control de sus enfermedades y bienestar del anciano.

Terapeuta ocupacional y sus ámbitos de intervención

El trabajo del terapeuta ocupacional es multidisciplinar, capacitado para trabajar en varios ámbitos que detallaremos a continuación:

– En clínicas y centros hospitalarios, en áreas de recuperación mental y rehabilitación física orientadas a personas de la tercera edad.

– En asociaciones de afectados por enfermedades. Tanto físicas, psíquicas, como patologías con mayor o menor incidencia en la población mayor.

– En centros de educación especial para adultos mayores.

– En residencias para mayores o geriátricas. Posiblemente, los centros con una mayor demanda continuada de profesionales de terapias ocupacionales.

– En centros de adaptación ortopédica, donde diseñan equipamiento ortopédico ergonómico para pacientes especiales de edad avanzada.

– En unidades y centros psiquiátricos.

– En atenciones domiciliarias y en servicios de atención terapéutica personalizados.

– En programas e instituciones que luchan contra la marginación y la exclusión social.

– En organizaciones no gubernamentales de ayuda y apoyo social y en asociaciones afines que incluyen programas de exclusión a personas de la tercera edad.

– En centros y espacios en los que se desarrollan diferentes fórmulas de asesoramiento en materia de prevención de riesgos. Especialmente en domicilios y para el diseño de zonas comunes.

– En entidades de peritaje con perfiles socio-sanitarios y que atienden casos que involucran a personas de la tercera edad.

– En ámbitos docentes, como escuelas de formación, universitarias o en centros de investigación.

La terapia ocupacional, indistintamente de su tipo de intervención, ofrece interesantes beneficios para las personas mayores, siendo un apoyo para un envejecimiento activo y mejora en su calidad de vida.

El fomento del envejecimiento activo y la promoción de la autonomía son dos aspectos fundamentales en la búsqueda del bienestar de las personas mayores. Estas rutinas de ejercicios físicos y cognitivos se adaptan a las condiciones de cada paciente y permiten ralentizar los síntomas propios de la vejez para garantizarles una tercera edad mucho más saludable. La terapia ocupacional es una manera de mantener a los mayores siempre conectados con la realidad de su entorno social y de evitar la exclusión, la infantilización y la soledad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.