Recomendaciones para mejorar la circulación sanguínea en los mayores

Recomendaciones para mejorar la circulación sanguínea en los mayores

Los problemas de mala circulación sanguínea son muy frecuentes entre las personas mayores y los ancianos. La mala circulación sanguínea afecta, principalmente, a las piernas, las manos, los tobillos y los pies y puede llegar a repercutir en el funcionamiento de algunos órganos. Si no se trata debidamente puede desencadenar enfermedades crónicas, producir un accidente cerebrovascular o provocar el deterioro del sistema renal. Además, los ancianos con problemas de circulación son más propensos a sufrir una caída, con el riesgo de que se produzca una fractura de cadera u otro tipo de complicaciones, con graves consecuencias para su salud.

¿Cuáles son los síntomas de la mala circulación sanguínea?

Los principales síntomas de la mala circulación sanguínea son los siguientes:

Hinchazón, pesadez y sensación de hormigueo en las extremidades inferiores (piernas, tobillos y pies).

• Sensación de frío en las extremidades (pies y manos).

• Piel de color azul (debido a la falta de oxígeno).

Manchas rojizas y llagas en las extremidades inferiores que tardan en curar.

• Venas con varices o hinchadas en las piernas.

Estreñimiento (la circulación sanguínea deficiente afecta la digestión).

Fatiga y agotamiento (los músculos pueden verse afectados por la circulación lenta).

• Mayor susceptibilidad a las infecciones.

Sistema inmunitario debilitado (mayor propensión a la gripe, bronquitis, neumonía, etc.).

• Pérdida de apetito y pérdida de peso.

• También puede afectar al cerebro y provocar problemas de memoria.

¿Cómo mejorar la circulación de la sangre?

Es posible prevenir los problemas de circulación sanguínea. Adaptando determinados hábitos podemos mejorar la circulación de la sangre y ayudar a que las venas de nuestro organismo se mantengan fuertes y saludables. En este aspecto, la nutrición es uno de los aspectos más eficaces. Una buena dieta es esencial para mejorar la circulación sanguínea.

¿Qué alimentos son buenos para mejorar la circulación sanguínea?

Los mejores alimentos para la circulación sanguínea son los siguientes:

Los antioxidantes

Los antioxidantes se encuentran, sobre todo, en las frutas y las verduras, y mejoran la circulación ya que previenen contra el estrés oxidativo (un mecanismo que acelera el envejecimiento celular) y evitan la inflamación. Los antioxidantes protegen las células de las paredes de las venas y los capilares. Algunos también intervienen en la síntesis de colágeno y, por lo tanto, ayudan en la regeneración del tejido vascular. ¿Dónde se encuentran estos antioxidantes?

Los antioxidantes se encuentran principalmente en las siguientes vitaminas y alimentos:

Vitamina E: se encuentra en nueces, avellanas, pistachos, almendras, semillas de girasol, aceite de avellana, aceite de germen de trigo, aceite de semilla de uva, aceite de colza, aguacate, huevos y aceite de hígado de bacalao.

Selenio: Las nueces de Brasil son la mejor fuente de selenio, seguidas de las ostras y las vísceras.

Vitamina C: se encuentra principalmente en las frutas frescas y crudas: naranjas, mandarinas, limón, grosella negra, guayaba, kiwi, piña, fresa, mango, kiwi, pomelo, papaya, así como en algunas verduras: pimientos, repollo, brócoli.

Betacaroteno: Se encuentra en el repollo, las zanahorias, las espinacas, la calabaza y la casquería de pollo y carne.

Flavonoides: Los flavonoides son pigmentos vegetales. Son responsables de la coloración de las flores y las frutas. Se sabe que protegen contra diversas afecciones crónicas (enfermedades cardiovasculares, cánceres) y se usan en el tratamiento de los problemas de hemorroides o piernas cansadas. Se encuentran en grandes cantidades en el té verde, cacao, uvas negras, arándanos, frambuesas, moras, fresas, ciruelas y grosellas negras.

OPC: Pertenecen a la familia de los flavonoides. Estos antioxidantes se encuentran en los extractos de semilla de uva. Se puede consumir fácilmente agregando unas gotas de aceite de semilla de uva como condimento.

Proteínas

Para mejorar la circulación sanguínea es necesario que el organismo tenga suficiente ingesta de proteínas. Los músculos de las piernas juegan un papel esencial en la circulación sanguínea. Al contraerse, los músculos de la pantorrilla comprimen los vasos de las extremidades inferiores, impulsando el ascenso de sangre al corazón.

La ingesta insuficiente de proteínas, unida a la inactividad física, (que es muy frecuente en los ancianos) produce la pérdida de masa muscular, provocando un deficiente funcionamiento de la circulación. Por ese motivo, es imprescindible tener una suficiente ingesta de proteínas de buena calidad. Las mejores fuentes de proteínas son los huevos, el pescado y la carne.

Alimentos que contengan Omega-3

Los alimentos ricos en Omega-3 mejoran el flujo sanguíneo. Los alimentos ricos en Omega-3 son los que contienen ácidos grasos esenciales, que se encuentran principalmente en los siguientes pescados: sardinas, caballa, atún, salmón; en los siguientes aceites vegetales: aceite de linaza, camelina, cáñamo; así como en las nueces y semillas de lino.

Especias e infusiones

Las especias e infusiones de hierbas también son muy recomendables para mejorar la circulación sanguínea. Se aconsejan especialmente las siguientes: romero, albahaca, cilantro, cúrcuma, jengibre, mostaza, nuez moscada, chile y té verde.

Mantenerse activo mejora la circulación

Para activar la circulación es necesario moverse. Los ejercicios físicos en los que se realiza la contracción muscular de las piernas son los más beneficiosos, dado que cuando los músculos se contraen impulsan el ascenso de la sangre al corazón y estimulan la circulación. Los mejores ejercicios para prevenir los problemas circulatorios son: andar, nadar o ir en bicicleta.

En el caso de los ancianos que no pueden realizar ningún ejercicio físico, se debe evitar al máximo el sedentarismo. Es aconsejable caminar unos minutos cada hora (aunque sea dentro de la casa) y mantener las piernas elevadas cuando se está sentado para facilitar la circulación.

Otros consejos para mejorar la circulación sanguínea

Los masajes suaves son muy beneficiosos. Se recomienda comenzar el masaje por los pies e ir ascendiendo hasta los muslos. De este modo se estimula el flujo sanguíneo en las piernas y se reducen los problemas de circulación.

Los tratamientos con hidroterapia también mejoran la circulación sanguínea. En el caso de tener mala circulación se aconseja evitar el tabaco, mantenerse en la misma postura durante mucho tiempo, llevar ropa o cinturones muy ajustados o usar agua excesivamente caliente en la ducha o el baño.

Si tu familiar mayor tiene mala circulación sanguínea, en Cuidum te recomendamos que empieces a poner en marcha estos simples consejos. Verás como cada día mejorará su circulación y, con ello, aumentará su salud y bienestar.

Visionaria estratégica, amante de la comunicación, del marketing y de las ideas nuevas. Una latinoamericana en suelo europeo preocupada por el presente de nuestros mayores y el futuro de los jóvenes, empujando de a poco el marketing al servicio de la sociedad. Me enorgullece pertenecer a la gran familia de Cuidum, donde he podido direccionar mi brújula hacia el lugar y momento correcto. Este es mi ADN con el que trabajo día a día.

Un comentario

  1. Maria Elena Becerra says:

    Si me gusta mucho porque aprendo, es importante todos estos concejos,con los abuelos eh hecho eso de hacerles masajes en pierna brazos y cuello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.