«El mejor cuidado, para quienes más te importan»

TRABAJA COMO CUIDADORA

Test sobrecarga del cuidador. ¿Cómo gestionar el cuidado de un familiar?

Cuidados generales

Cuidar de una persona mayor o dependiente tiene unas implicaciones físicas y emocionales que no siempre resultan fáciles de manejar. La sobrecarga del cuidador es un problema recurrente en las familias que, por falta de tiempo o experiencia, no están preparadas para afrontar el reto que supone cuidar de otra persona. ¿Necesitas ayuda? Averígualo con el test de Zarit para la detección de la sobrecarga del cuidador.

Un problema que compromete la felicidad de todo el entorno

Cuando hablamos de la depresión del cuidador o del síndrome del cuidador quemado no nos referimos únicamente a circunstancias personales. Ese agotamiento físico y psíquico que caracteriza este problema repercute también en el entorno social, familiar y profesional de la personas responsable del cuidado.

– Pérdida de contacto con las amistades.

– Merma del rendimiento en el trabajo.

– Desgaste de las relaciones familiares.

– Ausencia de tiempo de ocio.

– Apatía, irritabilidad y cansancio que limitan las actividades sociales.

No se trata de una circunstancia aislada. El síndrome del cuidador es una condición bastante común en las familias que, en un breve espacio de tiempo, se ven en la necesidad de hacer frente a una situación totalmente nueva para ellas: el cuidado de una persona mayor.

Es tal la responsabilidad que asumen en el desempeño de esta tarea que a veces se olvidan de sí mismas y de la importancia de cuidar del cuidador. Pero en la asistencia a personas dependientes o de edad avanzada las buenas intenciones pueden conducir a un planteamiento erróneo de lo que supone atender a un ser querido.

Para proporcionar a un familiar mayor los cuidados adecuados no solo hay que adquirir experiencia en la realización de tareas básicas sino aprender a gestionar el tiempo, las emociones y el esfuerzo. Las exigencias de esta dedicación deben abordarse en pequeñas dosis. De otro modo, el cuidador no tardará en sentirse desbordado por las circunstancias.

El problema de la sobrecarga y la depresión del cuidador tiene un origen multifactorial. Son aspectos comunes en todas las familias que asumen el cuidado de una persona mayor, pero no afectan de igual modo a todos los individuos.

Por cuestiones como el carácter, la experiencia, el tiempo de dedicación o el equilibrio emocional, las mismas circunstancias se pueden presentar de forma muy diferente para cada persona. En rasgos generales, los principales problemas que presenta el cuidado de personas mayores son:

– Falta de tiempo para la dedicación al cuidado de las persona mayor.

– Nuevas cargas económicas que generan malestar en el entorno familiar.

– Abandono progresivo del autocuidado.

– Falta de espacio en el hogar y pérdida de intimidad.

– Dificultades para conciliar el sueño, falta de descanso y problemas de insomnio.

– Inexperiencia que deriva en sentimientos de frustración y culpabilidad.

– Problemas relacionados con el estrés: cefaleas, dolores de espalda, depresión, fatiga crónica…

Test de Zarit: detección del síndrome del cuidador

Una de las muchas complicaciones que presenta el síndrome del cuidador es su diagnóstico. La mayoría de los cuidadores no profesionales asimilan este deterioro como algo normal. Bien sea por vergüenza o porque acaban normalizando la situación, es habitual que las personas afectadas se resignen a soportar esta carga sin buscar el apoyo que realmente necesitan.

En el ámbito de la asistencia domiciliaria sí existe un mayor conocimiento de estas circunstancias y del riesgo que supone no prestarles la atención que se merecen. Pero si aún incluso para las personas que han sido preparadas para el desempeño de estas funciones a veces resulta complicado gestionar el agotamiento, ¿cómo no iba a ser complicado para las familias que no cuentan con ninguna experiencia?

Identificar los síntomas de la sobrecarga y determinar su nivel de afectación es la clave para el manejo del problema. ¿Cómo puedes valorar en qué punto te encuentras? Con herramientas tan prácticas como el test de Zarit.

¿Qué es el test de Zarit y cómo interpretar sus resultados?

Este test de sobrecarga de cuidador es un instrumento de escala y evaluación. Se compone de 22 preguntas que abordan el cuidado de personas mayores o dependientes desde varias perspectivas:

  1. Tiempo invertido
  2. Contexto familiar
  3. Equilibrio emocional
  4. Estado de salud
  5. Dudas y capacitación
  6. Valoración de la experiencia

Cada una de las 22 preguntas debe ser valorada en una escala de 1 a 5 que se corresponde con la siguiente información:

– 1 = nunca
– 2 = rara vez
– 3 = algunas veces
– 4 = bastantes veces
– 5 = casi siempre

La suma de los valores aplicados a cada respuesta dará una cifra que se interpreta de este modo:

Puntuación igual o inferior a 46: ausencia de sobrecarga

Puntuación entre 47 y 55: sobrecarga leve

Puntuación igual o superior a 56: sobrecarga intensa

Basta con que te tomes tu tiempo en responder y lo hagas con sinceridad. Dispones de numerosas opciones de test de Zarit online para que analices tu situación en caso de duda y tomes las medidas oportunas en función de los resultados obtenidos.

¿Sufres la sobrecarga del cuidador? Busca ayuda

Si tras completar el test de sobrecarga del cuidador queda demostrado que estás padeciendo este síndrome de forma leve o agravada, es el momento de actuar.

– En los primeros estadios de sobrecarga, aún estás a tiempo de tomarte un tiempo para pensar en qué cambios puedes incluir en tus rutinas para mejorar la situación: repartir las tareas con otros familiares, reservar un tiempo para tus asuntos personales, involucrar al resto de la familia en las rutinas diarias… No obstante, si ya empiezan a manifestarse algunos síntomas de desgaste, es recomendable que te plantees la posibilidad de contratar a un cuidador con experiencia, tal vez por horas, para garantizar que la situación no se complica.

– Si el test de Zenit revela una sobrecarga intensa, es imprescindible que busques apoyo. El replanteamiento de las tareas que realizas y del tiempo que les dedicas no será suficiente para que recuperes el equilibrio psíquico y anímico. Necesitas tiempo de calidad para el autocuidado, y no solo de forma puntual sino prolongada. En Cuidum te proporcionamos la ayuda profesional que necesitas para que el cuidado de personas mayores no afecte de forma negativa a tu bienestar.

Afronta la sobrecarga del cuidador con la ayuda de un cuidador

No hace falta esperar a encontrarse en una situación complicada para recurrir a la ayuda de un cuidador con experiencia. En Cuidum somos conscientes de que el cuidado de personas mayores en el domicilio supone un cambio importante para cualquier familia y es mejor para todas las partes implicadas que ese cambio se produzca de manera progresiva.

Con independencia de cuáles sean tus circunstancias personales y las de la persona que tienes a tu cargo, la contratación de un cuidador con experiencia siempre proporciona una respuesta satisfactoria a todas las preguntas que componen el test de Zarit:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te puede interesar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies