Prótesis de cadera: Operación de cadera en ancianos

Prótesis de cadera: Operación de cadera en ancianos

Prótesis de cadera en ancianos, ¿en qué casos se recomienda?

Para empezar, te explicamos que una prótesis de cadera es un aparato médico que se coloca para reemplazar la parte lastimada de la cadera por dos componentes que se articulan entre sí. Las circunstancias en que una prótesis se hace necesaria, pueden ser variadas:

  • Fractura de cadera: Suele producirse en personas con diagnóstico de osteoporosis, y consiste en la rotura de la parte superior del fémur. Para este caso, es más común que el médico recomiende el uso de prótesis parciales de cadera.  
  • Artrosis de cadera: Es el desgaste del cartílago que recubre la superficie de la cabeza femoral, debido a su sobreuso. Para este caso, se aconseja el reemplazo con prótesis totales de cadera.

Mediante una radiografía, el médico valora el estado de la articulación y el cartílago y, en función de ello, confirmará la necesidad de operar. La prótesis será seleccionada de acuerdo a las necesidades personales de cada paciente, pudiendo ser de metal, de cerámica, de polietileno o de plástico muy reforzado.

Después de una operación de prótesis de cadera, las primeras semanas son esenciales para que el paciente recupere su autonomía de forma gradual. Dos aspectos esenciales para la recuperación del paciente son la adaptación del mismo dentro del hogar y la ayuda que desempeñen los profesionales sanitarios, cuidadores y familiares que están a cargo del anciano. 

Los ancianos operados de prótesis de cadera pueden sufrir problemas postquirúrgicos, como complicaciones, infecciones o la formación de coágulos de sangre. Los familiares y cuidadores deben ser conscientes de que pueden presentarse este tipo de complicaciones debido a los implantes usados en la operación. Los cuidadores de un anciano operado de prótesis de cadera tienen que ayudar al paciente en todas sus actividades hasta su completa recuperación, imprescindible para una completa rehabilitación.

¿Cómo cuidar a un anciano operado de prótesis de cadera?

Tras una intervención de prótesis de cadera el paciente debe centrarse en su recuperación, para volver a sus actividades diarias y mejorar su autonomía. Cuando el anciano cuenta con el apoyo de la familia o cuidador, puede resultar más llevadera su rehabilitación.

Una persona operada de prótesis de cadera debe intentar fortalecer los músculos situados alrededor de la cadera y realizar ejercicios moderados para recuperar su movilidad. Los ejercicios de rehabilitación aconsejados por el fisioterapeuta son esenciales y deben practicarse en casa de forma regular, para recuperar el uso de la articulación de la cadera.

Consejos básicos tras una operación de prótesis de cadera

El objetivo de una operación de prótesis de cadera consiste en que el paciente recupere su movilidad y vida normal sin dolor. Para ello, se recomiendan estos consejos básicos hasta la completa curación y la cicatrización de la herida: 

▪ Se aconseja dormir durante los tres primeros meses en posición supina (boca arriba). Si el paciente se acuesta de lado, con la parte operada en posición superior, debe colocar una almohada grande entre las rodillas. 

▪ No se debe doblar la cadera operada más de 90°.

▪ Se debe entrar y salir de la cama solo por el lado operado.

▪ No se deben cruzar las rodillas ni los pies, tanto si ese está sentado, acostado o de pie.

▪ No hay que girar la pierna operada ni hacia adentro ni hacia afuera.

▪ El paciente debe de sentarse siempre en posición elevada y con apoyabrazos en los que pueda sujetarse. La altura del asiento debe corresponder a la altura de la rodilla. El paciente debe evitar sentarse en sillones o sofás, dado que suponen una dificultad para levantarse.

▪ Debe optar siempre por la ducha y evitar la bañera, dado que la bañera presenta un riesgo mayor de resbalones y dislocaciones.

▪ El paciente debe llevar siempre zapatos cerrados, resistentes y con suela que se agarre suficientemente al suelo. 

▪ Si el paciente tiene que subir escaleras, debe mantener siempre una mano en la barandilla. 

▪ Al agacharse, el paciente debe inclinar la pierna sana hacia adelante con una ligera flexión y colocar hacia atrás la pierna operada.

Cómo recuperarse en casa de una prótesis de cadera

▪ Se recomienda al paciente usar dos muletas para caminar, al menos en las primeras 4 semanas, seguidas de un período con una muleta o bastón en las seis semanas siguientes. 

▪ El paciente deber realizar un programa específico de ejercicios para fortalecer la cintura escapular.

▪ Hay que evitar que el paciente se agache o recoja objetos del suelo.

▪ Una vez que se han retirado los puntos de sutura, generalmente no es necesario un apósito en la herida. Puedes aplicar un agente humectante secando la piel posteriormente. Observa todos los días el estado de la herida. Si presenta enrojecimiento o secreción, informa al médico de inmediato. La hinchazón de la pierna después de la operación de la prótesis de cadera es normal y puede tardar varios meses en desaparecer. Elevar la pierna, aplicar hielo y usar medias que compriman la herida puede ayudar al paciente. Si el paciente manifiesta dolor en la pantorrilla, dolor en el pecho o falta de aire, debes acudir al médico de inmediato, ya que podría ser un síntoma de que el paciente sufre un coágulo de sangre (trombosis venosa profunda o embolia pulmonar).

Cuidados del anciano operado de prótesis de cadera dentro del hogar

La mayor parte del proceso de curación se realiza dentro del hogar por lo que los cuidadores deben estar pendiente del estado del hogar antes de que el paciente vuelva a él. Para ello, se recomienda crear un entorno que facilite la recuperación del paciente y le ayude a realzar sus actividades diarias habituales. Estos son los consejos básicos que debes tener en cuenta:

▪ Ayuda al anciano a caminar y ten a su disposición un bastón, unas muletas o el elemento que necesite para facilitar su movilidad.

▪ Asegúrate de que no existe en el hogar ningún elemento que pueda producir el tropiezo o caída del enfermo (cables sueltos, alfombras resbaladizas o suelos irregulares).

▪ Coloca la comida, el agua, los medicamentos, los libros, el mando a distancia, y todos los objetos al alcance del anciano.

▪ Evita lo máximo posible que la persona mayor tenga que subir escaleras. 

▪ Evita los sillones, las sillas bajas o los asientos que se inclinen. Una persona operada de prótesis de cadera debe sentarse en sillas elevadas y con apoyabrazos.

▪ Evita los movimientos forzados de las articulaciones ya que pueden causar dislocación.

▪ Riesgo de infecciones: Las infecciones protésicas pueden producirse debido a una infección mal tratada. Ante la mínima sospecha de infección acude al médico de inmediato para que realice un examen y una posible prescripción de antibióticos.

▪ Riesgo de caídas: Las caídas son potencialmente más peligrosas en el caso de los pacientes operados de prótesis de cadera. Por ejemplo, una fractura del fémur será más complicada de tratar en una persona operada de prótesis de cadera.

▪ Ordena el hogar para que los objetos importantes estén en lugares de fácil acceso. 

Se necesitan varios meses para que el paciente se recupere de una intervención de prótesis de cadera. La recuperación de la actividad debe realizarse de forma progresiva tras los dos meses posteriores a la intervención. Según la edad y estado físico del paciente pueden ser necesarios el transcurso de entre cinco a doce meses para que el paciente recupere del todo su movilidad y pueda atender las actividades de su vida diaria con plena normalidad.

Las personas mayores con osteoporosis son más propensas a padecer una fractura de su cadera, se recomienda disminuir su riesgo, ingiriendo suplementos de calcio y vitamina D, llevar una dieta saludable con alimentación rica en nutrientes y realizar ejercicio moderado que fortalezca la salud de sus huesos.

Visionaria estratégica, amante de la comunicación, del marketing y de las ideas nuevas. Una latinoamericana en suelo europeo preocupada por el presente de nuestros mayores y el futuro de los jóvenes, empujando de a poco el marketing al servicio de la sociedad. Me enorgullece pertenecer a la gran familia de Cuidum, donde he podido direccionar mi brújula hacia el lugar y momento correcto. Este es mi ADN con el que trabajo día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.