Polémica con nuestra campaña “Si me llevas a una residencia, te desheredo”

Polémica con nuestra campaña “Si me llevas a una residencia, te desheredo”

Si me llevas a una residencia te desheredo” es una frase común entre las familias. Dicha y escuchada por todos nosotros en comidas y cenas familiares, entre risas cómplices de padres, hijos y abuelos.

Cuando elegimos ese eslogan para una campaña en autobuses, impreso sobre la imagen de una simpática anciana que elevaba amenazante un amasador de pan, no imaginábamos el revuelo que iba a causar.

La patronal de las residencias de mayores en la Comunidad Valenciana AERTE nos amenazó por escrito a los pocos días con llevarnos ante los tribunales si no retirábamos la campaña de comunicación, y no deteniéndose ahí comenzaron las acusaciones en contra de nuestra empresa por supuesta publicidad engañosa y otras lindezas completamente falsas.

De pronto la prensa, recogiendo el posicionamiento de AERTE, acusaba de la estrategia de CUIDUM para denigrar a las residencias y la profesionalidad de sus trabajadores.

IMG_0419Es uno de esos momentos dónde tienes que respirar, reunir a tus compañeros con los que hace apenas año y medio comenzaste esta andadura y analizar bien lo que está sucediendo.

Lo primero fue evaluar nuestra conciencia… ¿estábamos haciendo algo malo? ¿Con nuestra actuación denigrábamos a alguien? Tras mucha reflexión consideramos que nada más lejos de la realidad. Somos adultos y sabemos que nada que valga la pena hacer va a contar con el acuerdo de todos en la sociedad, sobre todo cuando hay intereses económicos en el tablero. No es nuestra intención pasar por esta vida de puntillas y si tenemos la oportunidad de cambiar a mejor el mundo en el que vivimos estamos dispuestos a granjearnos algunos enemigos en el intento.

Lo segundo fue asesorarnos legalmente y consultar si habíamos incurrido en alguna ilegalidad con nuestra iniciativa. Se nos ha asegurado por 4 despachos de abogados diferentes que no hay motivo para pensar eso.

De manera que esta situación nos puso frente a un espejo en el que pudimos ver que nuestra visión y nuestra misión como proyecto se enfrentaba a lo establecido, por lo que en realidad era bastante lógico y coherente lo que nos estaba sucediendo, cuando le quitas negocio a lo establecido a base de proporcionar un servicio digno para que las personas puedan envejecer en su hogar, estas empresas establecidas, se remueven de sus asientos.

Y es que nosotros no estamos a favor de las residencias ni de ese modelo. Creemos que es una fuente de infelicidad para los residentes y para los cuidadores que prestan servicios en ellas. Detestamos ver a los mayores sentados frente a la televisión con la mirada perdida, hacer colas para ir al servicio o para acceder al ascensor con sus sillas de ruedas y poder llegar a su habitación. Creemos que es inmoral que el turno de noche levante y duche a algunos mayores antes del amanecer solo porque el personal del turno de la mañana es insuficiente para levantar y duchar a todos a una hora normal. Pensamos que es inmoral que se sobre utilicen las sujeciones físicas o químicas solo porque con tan poco personal no se puede garantizar la seguridad de los enfermos. Creemos que las personas mayores merecen todo lo mejor y es inaceptable renunciar a que sean tratados, al menos, con dignidad.

No queremos envejecer en una residencia, compartiendo habitación con una persona desconocida, sin intimidad, desarraigados de un hogar, desorientados y perdidos. Y siendo que la parte buena de ir a una institución podría ser compartir el tiempo con los trabajadores, personas mas jóvenes, disfrutando de su compañía y de un intercambio generacional profundo y significativo, eso pierde su sentido cuando el fisioterapeuta solo está contratado dos horas por la mañana en las que debe atender a 30 residentes en el gimnasio y a algunos otros encamados. Cuando el enfermero corre arriba y abajo huyendo de las voces que pronuncian su nombre a su paso porque no tiene tiempo para detenerse. Cuando dos IMG_0402auxiliares tienen que cambiar 70 pañales en unas pocas horas antes del amanecer.

Y nos insisten en que son necesarias para algunos casos. Y nosotros creemos que otras residencias sí que serían necesarias, pero que el modelo actual está obsoleto.

Por eso creemos que es bueno que la prensa nacional se tatúe estos días con titulares como éste:

Permanecer en el hogar o ir a una residencia ¿Qué prefieren los mayores? (europapress)

Porque creemos que es un debate necesario que ha tardado demasiado en llegar. Demasiadas noticias de sucesos sobre la realidad de la residencia en los últimos años, demasiado conformismo sobre un asunto que nos afecta a todos y del que nos hemos desentendido como sociedad.

Es momento de abordarlo, de apoyar e incentivar nuevos modelos que favorezcan el envejecimiento en el hogar con los recursos necesarios para garantizar la atención, la seguridad, la compañía… modelos centrados en la persona que respeten la intimidad y potencien la autonomía con inclusión y participación en la comunidad.

Tagged , .

Fisioterapeuta, enfermero, Presidente de la Asociación de Fisioterapeutas para el Envejecimiento Activo y Profesor Asociado en la Universidad de Valencia. Tiene experiencia trabajando como cuidador en hospitales, residencias y es una persona muy relacionada en el ámbito socio-sanitario. Humanista y empatico son las facetas que mejor identifican a Juanjo.

23 comentarios

  1. Carmen says:

    Gracias Jorge, por decir en alto lo que tantos pensamos.
    En mi caso tenemos la familia dividida entre los que apoyan la permanencia en una residencia de mi hermano enfermo, y los que queremos sacarle.
    Allí está atado de 21:00 a 8:30, le acuestan con pañal y se queja de estar siempre solo. ¡¡Tristísimo!!
    Qué difícil, cuando no tienes la ley de tu parte, ayudar a un hermano que tiene una mujer que solo lo utiliza para vivir de su pensión.

  2. hector says:

    Madre mía : “una simpática anciana que elevaba amenazante un amasador de pan”. Un amasador de pan, ja,ja,ja : hay que ser friki para llamar así al rodillo de toda la vida.

  3. María says:

    Enhorabuena por la campaña.
    Ya era hora de que alguien se atreviera a abrir el debate públicamente.
    No al abandono de mayores.
    Que hasta ahora solo han habido campañas contra el abandono de perros.
    Y que el Derecho de los hijos a la legítima lleve aparejado alguna obligación.

    Desgraciadamente me encuentro en esa situación, tengo 3 hermanos, 1 madre enferma, YO ME HAGO CARGO DE TODO, desde hace 3 años, ya casi no puedo más, necesito ayuda, pero no quiero residencias. Solo de pensar que el día que falte mi madre mis hermanos se llevarán lo mismo que yo a pesar de haber abandonado a su madre. Injusto, muy injusto.

    • Hola María,

      Por desgracia tu situación es mucho más habitual de lo que mucha gente piensa. Recordamos a uno de nuestros clientes contándonos una situación tal cual la que nos describes, los hermanos no querían otra cosa que institucionalizar a su familiar, aunque tenia un grado de automia todavía muy alto. Su estado cognitivo era perfecto, y su frase no era tan simpática, sino plagada de tacos hacia algunos de sus hijos que la querían sacar de su casa. La verdad es que son situaciones tremendamente complicadas, lo vemos a diario, y lo importante es tener en cuenta el bienestar de la persona, y sobre todo su voluntad. Un saludo y mucho ánimo.

  4. Afligida says:

    Mi pobre madre fue ingresada por una de sus hijas con un poder notarial,esa persona no estaba capacitada para cuidar de ella puesto que la atendía mal, si bien es cierto que mi pobre madre no podía estar sola, lo cierto es que desde que está en la residencia está mucho más triste y ido en aumento sus problemas de memoria.Ha perdido todos sus recuerdos y se queja a menudo de que allí está muy sola yno tiene con quien hablar…
    El resto de los hijos no podemos hacer nada hasta tanto esa mala hija tenga el poder notarial.Estamos en un proceso de incapacitación que se dilata en el tiempo.

    • La realidad es que los problemas de la edad y los hijos son increíblemente traumáticos para todos los familiares. En muchas ocasiones nos ciegan, con publicidad que nos lleva a creer que van a un hotel, la realidad es bien distinta. Espero que podáis encontrar una solución pronto. Si necesitáis nuestra ayuda aquí estamos.

  5. Isabel Gualda says:

    Ya era hora que las noticias lleven contenido, para esa parte de la sociedad que todos llegaremos…si no nos morimos!
    Gracias por implicaros es muy importante.

  6. Sergio Cañellas says:

    Hola , envejecer en casa es lo mejor sin duda , pero unos cuidados dignos a domicilio necesitan un nivel mínimo de intensidad y Cualificación que una sola persona interna 24h al día 7 días a la semana no puede dar, la dignidad de los mayores no puede ser a costa de la dignidad del empleo.

    Nosotros como Lares CV estamos autorizados para dar servicio de ayuda a domicilio y los costes solo del salario del trabajador son 9,5€ más otros organizativos. si hacen cuentas verán que con los 1000€ no salen las cuentas.

    En el domicilio si , pero con calidad y aplicando el convenio de ayuda a domicilio, dignidad para todos, ancianos y trabajadores.

    Para desarrollar un Sad de calidad es casi imprescindible la cofinanciarlos pública.

    • Estamos de acuerdo en que la ayuda de la administración es necesaria. También lo es un régimen especial de cuidadoras de hogar que equipare sus condiciones al régimen general. De esta manera, dignificando el trabajo domiciliario serían muchas las cuidadoras que ahora ejercen su profesión en residencias obligadas a ofrecer un trato despersonalizado quienes preferirían trabajar en los domicilios y autorealizarse en una relación “cuidador-persona cuidada” mucho mas íntima, desarrollando vínculos significativos y sin una carga asistencial inasumible.

  7. Teresa says:

    Me gusta mucho tu argumentación, Juanjo y os doy la enhorabuena porque la campaña ha suscitado polémica y ha permitido salir a la luz un asunto que suele permanecer invisibilizado: el derecho de las personas mayores a decidir cómo quieren envejecer, la, hoy por hoy, triste realidad de la mayoría de la atención residencial y de la necesidad de que las personas que cuidan tengan derechos laborales y formación para prestar cuidados de calidad. Es necesario preservar la dignidad y los derechos tanto de las personas mayores como de las cuidadoras

  8. Vicenta says:

    Yo como cuidadora y a la vez trabajando, tengo a mi madre dependiente, Siempre he les oido a mis padres de no querer ir a una residencia, las circunstancias me han llevado a tener que ingresar a mi madre en un centro de Dia lo veo menos agresivo para ella, tanto es así que mi padre en su momento quiere ir.Ell en su tiempo fué a los jubilados por lo que ahora lo asocia. El dia que ya no pueda estar allí su residencia será su casa, atendida por alguien.

  9. maria remedios says:

    Toda la razón , el modelo de residencia está obsoleto,lo digo por experiencia en ese ámbito.Usuarios/as que son números y cuidadores/as con vocación reprimida por el alto estress de las tareas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.