«El mejor cuidado, para quienes más te importan»

TRABAJA COMO CUIDADORA

El fin de las sillas de ruedas para los discapacitados

Discapacidad

España se suma a la innovación para ayudar a los discapacitados

Ayudar a los discapacitados a andar, ese es el objetivo de la empresa española Gogoa Mobility Robots que mete a nuestro país en el importante grupo de países fabricantes de exoesqueletos, junto a Japon, EEUU e Israel.

Los exoesqueletos son esqueletos externos adaptados a las diferentes formas físicas, que ayudan a los discapacitados, con un sistema que combina electrónica y mecánica, y que tiene dos funciones: permitir caminar a personas con movilidad reducida y también ayudar en los procesos de rehabilitación.

Para que os podáis hacer una idea, estamos hablando de robots, un equipo que se coloca externamente y que a personas que han sufrido lesiones medulares o cerebrales les permite caminar erguidos de nuevo. ¿Os lo podéis imaginar?

España entra en la carrera de la innovación en favor de los discapacitados con Japon y EEUU Clic para tuitear

La tecnología y la robótica se están consolidando como el futuro para las personas con discapacidad. Un mundo de posibilidades que en España está encontrando un nicho para el desarrollo y producción de estas tecnologías. Solo hay que pensar en los casi 1.000 millones de personas discapacitadas de todos los tipos que hay en el mundo para hacerse una idea de la cantidad de discapacitados físicos que puede ayudar esta tecnología

Estas empresas expertas en tecnología han visto una oportunidad en el sector de la rehabilitación y en su sector mas innovador, el de la robótica aplicada a la salud, produciendo comercialmente un exoesqueleto, el mas avanzado del mundo en este momento, basado en un prototipo desarrollado previamente por científicos del CSIC.

En estos momentos se encuentra en fase de ensayos clínicos para validar clínicamente el dispositivo. Lo hacen con la colaboración del Hospital de Parapléjicos de Toledo y con la Fundación Santa Lucía, una fundación italiana líder en el tratamiento de pacientes con daño cerebral adquirido.

El gran problema de la aplicación de esta tecnología es que la fragmentación de las distintas discapacidades hace muy difícil la rentabilidad de su fabricación, a pesar de ello, todo indica que en pocos meses el producto estará disponible en el mercado con un preció que rondará los 60.000 euros. Un precio elevado que supone una fuerte barrera de entrada y que requerirá de un proceso de producción masivo para conseguir reducir su precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te puede interesar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies