Envejecer en casa: ¿Cómo adaptar la vivienda para mayores?

Envejecer en casa: ¿Cómo adaptar la vivienda para mayores?

Envejecer en casa de forma cómoda y segura

A medida que nuestros seres queridos envejecen, van perdiendo su autonomía y tienen mayor dificultad para moverse y realizar sus tareas cotidianas. En el caso del mayor que vive en su casa, será necesario adaptar su vivienda para garantizar la máxima seguridad y comodidad, en función de las necesidades de la vejez.

Uno de los errores más habituales consiste en no planificar con suficiente antelación las reformas que necesita la vivienda para adaptarla a las necesidades de las personas mayores, de modo que solo se toman en cuenta, cuando el anciano ya ha sufrido una caída o un accidente dentro del hogar.

Con el fin de evitar estos problemas, desde Cuidum te recomendamos comenzar con la adaptación del hogar desde el primer momento en el que observáis que vuestros seres queridos se encuentran en proceso de envejecimiento y van perdiendo autonomía y movilidad.

Por otra parte, no basta únicamente con renovar la casa de una persona mayor, sino que también es necesario proporcionarle ayuda a domicilio. En Cuidum disponemos del servicio de cuidado de ancianos a domicilio para ayudar a tus seres queridos en el cuidado de su higiene diaria, en el control de su medicación, en la preparación de su alimentación  de acuerdo a su dieta y en la realización de las tareas domésticas. Combinando la adaptación de la vivienda y la ayuda domiciliaria de la persona mayor, favorecerá su salud y esperanza de vida.

Adaptar una casa para personas mayores

Como hemos visto antes, es importante ir mejorando la seguridad y confort del hogar de nuestros seres queridos y no esperar a que sean demasiado mayores o sufran algún tipo de discapacidad.

Una simple lesión a esta edad puede tener graves consecuencias y desencadenar otros problemas de salud. Por ese motivo, hay que empezar a adecuar el hogar en cuanto antes. Esta guía tiene como objetivo ofrecer consejos sencillos y claves para la adaptación del hogar ante diferentes situaciones.

Consejos básicos: Vivienda segura para mayores

• Es esencial eliminar los obstáculos que dificulten el paso y la movilidad de los ancianos: macetas, mesitas poco estables, alfombras, etc. A pesar de que puedan tratarse de objetivos de valor para el anciano, hay que considerar la verdadera utilidad de estos elementos, que no impidan el poder moverse con facilidad.

• Todas las habitaciones deben estar perfectamente iluminadas para facilitar una buena visión y evitar el riesgo de caídas. Una buena iluminación permite crear un ambiente más cómodo y acogedor para la persona mayor. De la misma forma, también se pueden adquirir sensores de luz que detecten sus movimientos, ideales para espacios como pasillos o salas de estar.

• Es importante revisar el tamaño de las puertas que faciliten el paso del mayor en el caso de utilizar silla de ruedas, como también se las puede retirar en el caso de ser necesario.

• Deberás prestar atención a las alfombras que se tengan en la vivienda, lo importante es que las mismas sean antideslizantes de goma, caso contrario lo más recomendable es retirarlas para evitar tropiezos o caídas.

• Los armarios de la cocina y el baño tienen que estar ordenados. De este modo se evita la dificultad que supone encontrar un objeto. También se pueden utilizar protectores para las esquinas, así se evitarán posibles lesiones.

• Las personas mayores deben de tener acceso al teléfono de forma permanente. El teléfono tiene que tener los números lo bastante grandes para que sean visibles con facilidad. Si es posible, optaremos siempre por teléfonos inalámbricos.

¿Cómo adaptar la vivienda de una persona mayor?

Te damos varios consejos que debéis adoptar en las principales habitaciones de la casa del mayor:

Adaptar el baño

El 46% de las caídas de personas mayores tienen lugar en el baño. Para que un anciano pueda realizar de forma segura su higiene diaria es imprescindible adaptarlo a sus necesidades.

Recomendamos la instalación de barras de apoyo para facilitar la entrada y salida de la ducha, así como la colocación de un asiento de ducha y de un plato de ducha antideslizante. Si no se dispone de plato de ducha se aconseja colocar alfombrillas antideslizantes dentro y fuera de la ducha. Como también es recomendable instalar una silla para colocar la ropa y colocar un deshumidificador, ya que la humedad puede hacer que algunas superficies se tornen resbaladizas, provocando una caída en el mayor.

Cocina de casa

La cocina es otro espacio en el que hay riesgos de caer o sufrir una lesión. Para evitar accidentes, es necesario hacer algunos ajustes.

Recomendados colocar en la cocina y armarios puertas correderas, ya que son menos peligrosas y reducen el riesgo de golpes y lesiones. También deben colocarse luces en los armarios oscuros para ver mejor su contenido. Para cocinar es preferible instalar placas de inducción, con indicador del grado de calor, para evitar quemaduras y fugas de gas.

Es preferible optar por electrodomésticos de fácil mantenimiento: hornos y microondas con puertas laterales.

Se aconseja instalar almohadillas antideslizantes en los muebles que no tienen sujeción: patas de sillas y mesas, así como evitar las mesas y muebles con ruedas, ya que pueden moverse al apoyarse sobre ellos.

Dormitorio de la persona mayor

El dormitorio es una habitación muy importante para facilitar el cuidado del anciano. En ocasiones, el dormitorio está en una segunda planta dentro de la casa. Si es posible, se recomienda colocar el dormitorio en la planta baja para limitar los esfuerzos del anciano al acostarse y levantarse. De lo contrario, debe instalarse un elevador de escaleras. Se recomienda, igualmente, colocar el dormitorio cerca del baño.

Se deben eliminar obstáculos y muebles innecesarios, para facilitar la movilidad del anciano, si se levanta durante la noche.

La cama debe adaptarse a la persona que la utiliza. No tiene que ser demasiada alta, ya que podría provocar caídas. Pero tampoco debe ser demasiado baja, para evitar el riesgo de que se tenga que agachar demasiado o tenga dificultades para levantarse.

Si la persona tiene que pasar mucho tiempo en la cama, debe colocarse un colchón y almohada cómoda, ideales para adaptarse a las necesidades del mayor. Las camas eléctricas son muy recomendables, ya que facilitan el acceso a la hora de acostarse y levantarse.

Se aconseja colocar una silla para poder colocar la ropa. La mesita de noche debe estar a una altura correcta respecto de la cama, de forma que permita acceder a la misma sin tener que levantarse. Se aconseja colocar sobre la mesita de noche el teléfono, un vaso de agua y las medicinas.

Si se coloca una alfombra en el dormitorio, la misma debe ser antideslizante.

Se recomienda tener un interruptor de la luz en la entrada del dormitorio y otro cerca de la cama. Los interruptores de la luz deben ser visibles en la oscuridad, para ello basta con colocar adhesivos fosforescentes sobre los mismos.

Como también es recomendable instalar persianas eléctricas para evitar el esfuerzo de levantar una persiana de forma manual.

Sala de estar

El salón o sala de estar es el espacio donde más tiempo comparten los mayores, donde suelen realizar sus actividades o reciben visitas, por lo que es importante que ellos se sientan cómodos a través del uso de sofás confortables y ergonómicos, que faciliten la comodidad y bienestar del anciano. Estos sofás no tienen que ser ni muy altos o bajos, sino que faciliten el poder sentarse y levantarse cuando lo necesiten.

De la misma manera que se recomienda que tengan un teléfono en su dormitorio, también en el salón preferiblemente inalámbrico, así la persona mayor no tendrá prisa en tener que levantarse a contestarlo, y se evitan posibles caídas.

Lo importante es mantener despejada la sala, con espacio suficiente que facilite el paso del mayor, con mayor razón si cuenta con silla de ruedas.

La importancia de contar con una vivienda adaptada para envejecer

Contar con una vivienda adaptada a las necesidades de una persona mayor facilita su vida diaria, contribuye a su bienestar y aumenta su calidad de vida.

Cuando nuestros seres queridos envejecen debemos proporcionarles todas las comodidades con el fin de que puedan mantener el máximo tiempo posible su independencia y puedan seguir viviendo en el entorno que le resulta más cómodo y gratificante. Además de renovar la casa y adaptarla a sus necesidades, contar con el apoyo de un cuidador a domicilio es esencial para que el anciano se sienta cuidado y protegido en todo momento.  

En Cuidum disponemos de cuidadores a domicilio, altamente cualificados, que prestan ayuda a domicilio, en servicio interno y externo, adaptado al horario y necesidades concretas de cada persona. Con nuestro servicio de asistencia domiciliaria garantizamos el mejor cuidado y atención para tus seres queridos, contribuyendo a que envejezcan con una óptima calidad de vida.

Visionaria estratégica, amante de la comunicación, del marketing y de las ideas nuevas. Una latinoamericana en suelo europeo preocupada por el presente de nuestros mayores y el futuro de los jóvenes, empujando de a poco el marketing al servicio de la sociedad. Me enorgullece pertenecer a la gran familia de Cuidum, donde he podido direccionar mi brújula hacia el lugar y momento correcto. Este es mi ADN con el que trabajo día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.