El reflujo gastroesofágico afecta a las personas mayores

El reflujo gastroesofágico afecta a las personas mayores

¿Qué es el reflujo gastroesofágico en adultos?

El reflujo gastroesofágico (ERGE) se produce cuando parte del contenido del estómago asciende hasta el esófago. Entre el estómago y el esófago se encuentra situado el músculo del esfínter esofágico inferior (SOI), que se abre para que la comida llegue al estómago y después se cierra para que los restos del estómago no asciendan al esófago. Cuando este músculo no funciona correctamente, sigue abierto tras la ingestión de alimentos provocando que el contenido ácido del estómago llegue al esófago. Dado que las células y la mucosa del esófago no pueden soportar un pH tan ácido, la consecuencia es sensación de malestar y ardor en el estómago, reflujo ácido en el esófago, mal sabor de boca, regurgitación, dolor de garganta y tos frecuente.

El reflujo gastroesofágico (ERGE) es una patología digestiva muy frecuente entre los adultos. Sin embargo, en el caso de los ancianos las consecuencias pueden ser mucho más graves, llegando a desencadenar algún tipo de cáncer. Por ese motivo, es tan importante detectar y tratar la enfermedad desde el primer momento.

Síntomas típicos del reflujo gástrico

Los síntomas del reflujo gastroesofágico (ERGE) se producen especialmente después de las comidas, o cuando el paciente está en determinada posición, como inclinado hacia adelante o acostado. Los síntomas principales son:

Acidez en el estómago.

Regurgitación ácida (retorno de líquidos o alimentos a la boca, sin que hayan náuseas ni vómitos).

• Hipo o eructos frecuentes.

Dolor o ardor en la región epigástrica.

• Otros síntomas: dificultad para tragar (disfagia), vómitos con sangre o hematemesis.

El reflujo gastroesofágico (ERGE) puede producir, también, determinados síntomas pulmonares, como los siguientes:

• Tos crónica.

Faringitis o laringitis.

• Ronquera.

Asma.

Dolor de garganta.

• Erosión del esmalte dental.

Causas de la enfermedad del reflujo gastroesofágico

Entre los factores que desencadenan el reflujo gastroesofágico figuran el sobrepeso o la obesidad, el consumo de alcohol, el tabaquismo, comer chocolate, especias, alimentos ácidos, alimentos ricos en grasas, o las comidas abundantes durante la noche. Otras causas de esta patología digestiva son determinados medicamentos recetados para el asma o padecer determinadas enfermedades, como la hernia de hiato, la esclerodermia o alguna enfermedad cardiovascular.

Síntomas del reflujo en personas mayores

El reflujo gastroesofágico afecta a un 20 % de los ancianos, con la particularidad de que los síntomas no siempre son digestivos, por lo que esta patología digestiva puede pasar desapercibida. En los ancianos, el reflujo y la acidez de estómago es más grave y se prolonga mucho más en el tiempo debido, entre otras cosas, a que la secreción de la saliva, que suele compensar la acidez, disminuye con la edad.

El principal riesgo del reflujo gastroesofágico en las personas mayores es que desencadene una esofagitis, sobre todo a partir de los 65 años. La esofagitis es el daño en la mucosa del esófago, que puede llegar a sangrar, a producir a anemia o a provocar la aparición de algún tipo de cáncer.

En el caso de los ancianos, la reflujo gastroesofágico puede presentar síntomas atípicos y no digestivos, como mal aliento, dolor de espalda (dado que la irritación esofágica se irradia hacia la espalda), dolor en el pecho, tos, molestias respiratorias, voz ronca y bronquitis. Con menor frecuencia, el reflujo gastroesofágico en ancianos puede provocar náuseas, pérdida de apetito, regurgitación después de las comidas, acidez y ardor, especialmente cuando el anciano está acostado o inclinado hacia adelante levantando un objeto. Cuando una persona mayor presente alguno de estos síntomas, los familiares o cuidadores deben de consultar de inmediato con el médico.

¿Cómo evitar la acidez y el reflujo gástrico?

Adoptar determinados hábitos de vida saludables pueden reducir el riesgo de padecer reflujo y acidez. Se recomienda especialmente:

Comer despacio y masticar bien la comida

Comer pequeñas porciones de alimentos distribuidas en varias veces a lo largo del día. Evitar las comidas copiosas, sobre todo antes de acostarse.

• Se recomienda mantener una posición erguida durante las comidas.

• Se debe evitar el sobrepeso y la obesidad.

• Se aconseja dejar de fumar y evitar el alcohol.

• No se debe llevar ropa o cinturones demasiado ajustados.

• Es aconsejable esperar dos horas después de la cena antes de acostarse.

• Levantar la cabecera de la cama, de 15 a 20 cm, evita los síntomas del reflujo y la acidez.

¿Qué puedo comer si sufro reflujo gastroesofágico?

La alimentación es esencial para evitar o calmar los síntomas de la enfermedad de reflujo gastroesofágico.

Productos lácteos y derivados: Se recomienda tomar leche sin lactosa, yogures ligeros y leche desnata. Debe evitarse tomar leche con chocolate o leche entera.

Queso: Hay que optar por el queso fresco y evitar los quesos curados.

Verduras: Se pueden comer todas, excepto los tomates. Es preferible tomar las verduras hervidas, al vapor o en puré.

Frutas: Se recomienda comer manzanas, melón, fresas, plátanos y peras. Es mejor tomarlas elaboradas al horno o en puré. Se deben evitar los cítricos (uvas, piña, naranja).

Panes y cereales: Se recomienda tomar pan blanco y evitar los cereales integrales. El pan ligeramente tostado es más fácil de digerir que el pan que no está tostado.

Carnes: Es preferible tomar carnes bajas en grasa, como pavo o pollo. Se debe evitar comer embutidos, chorizos y fiambres.

Aceites: Se debe utilizar el aceite solo para condimentar y nunca como medio de cocción.

Postres y dulces: Evitar todo tipo de chocolates, así como los postres elaborados con demasiada grasa o aceite.

Líquidos: Se recomienda beber dos litros de agua al día. Evitar el alcohol y las bebidas que contengan gas. Se pueden tomar zumos (excepto los que contengan cítricos).

Huevos: Tomar 3 huevos a la semana. 

Entre los remedios naturales para para tratar la enfermedad por reflujo gastroesofágico, se recomienda:

• Tomar una taza de zumo de zanahoria al día.

• Tomar plantas digestivas, como romero, laurel, salvia o tomillo. Se pueden ingerir en infusión o como condimento de las comidas diarias.

• Papaya: Comer esta fruta todos los días, especialmente por la mañana. La papaya ayuda a calmar el reflujo.

• Jengibre: hacer una infusión con unas rodajas de jengibre mezcladas en agua hirviendo. Se puede endulzar con un poco de miel.

• Las almendras crudas ayudan a equilibrar el pH del estómago.

• Tomar agua tibia con limón con el estómago vacío, 15 minutos antes del desayuno. Esto ayuda a equilibrar los niveles de acidez en el sistema digestivo.

• La manzanilla también alivia los síntomas del reflujo.

Estos consejos ayudan a calmar la enfermedad del reflujo gastroesofágico. Sin embargo, desde el momento en que aparezcan los primeros síntomas se debe consultar de inmediato con el médico ya que, aunque esta patología digestiva es bastante frecuente, a partir de los 50 años puede provocar complicaciones de mayor gravedad.

Visionaria estratégica, amante de la comunicación, del marketing y de las ideas nuevas. Una latinoamericana en suelo europeo preocupada por el presente de nuestros mayores y el futuro de los jóvenes, empujando de a poco el marketing al servicio de la sociedad. Me enorgullece pertenecer a la gran familia de Cuidum, donde he podido direccionar mi brújula hacia el lugar y momento correcto. Este es mi ADN con el que trabajo día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.