"Una atención cercana, humana y de calidad"

TRABAJA COMO CUIDADORA confianza-online

Disfagia en ancianos: ¿Cómo alimentar a mayores con dificultad para comer?

disfagia en ancianos
Índice
    Add a header to begin generating the table of contents

    ¿Qué es la disfagia?

    Comer es un proceso esencial para la vida y, por tanto, ineludible para todas las personas, independientemente de sus condiciones físicas y de salud. Pero con mayor razón, se hace tan necesaria la información y formación de quienes cuidan a ancianos en situación de dependencia con problemas de disfagia.

    La disfagia es un mal desconocido, pero muy sufrido por las personas que presentan esta condición y también para los familiares, cuidadoras o cuidadores encargados de satisfacer las necesidades de pacientes con dificultad para comer.

    La disfagia se trata de una dolencia que impide a la persona tragar con normalidad, requiriendo de mayor esfuerzo transportar sus alimentos y bebidas al estómago. El acto de tragar es de complejidad debido a la gran cantidad de músculos que intervienen en ello. Tan solo con un mínimo fallo en todo el proceso de comer, la persona se enfrenta a un riesgo de asfixia, que lo pone en una delicada situación de dolor cada vez que debe alimentarse.

    Deglución de los alimentos

    El acto de deglutir se puede dividir en dos fases diferenciadas. Por una parte hay un acto voluntario en el que la persona introduce los alimentos en la boca, los mastica adecuadamente y decide tragarlos. Una vez realizados estos pasos comienza la fase involuntaria en la que los nervios y el cerebro toman el control de la situación. Es entonces cuando los músculos adecuados se activan empujando el bolo alimenticio a través de la faringe y el esófago hasta entrar en el estómago y comenzar el proceso de digestión.

    Para los casos que se presentan dificultades para tragar, la persona cuenta con la paralización de alguno o varios de los músculos implicados en el proceso como consecuencia de otra enfermedad o condición, como el haber sufrido un ictus o padecer de Parkinson.

    Este problema puede acarrear otros mayores con serias consecuencias para la salud de la persona que lo padece. Sin embargo, no menos importante es la disminución evidente de su calidad de vida y la mínima capacidad de disfrute del placer de la alimentación.

    Además, el riesgo de desnutrición y deshidratación se suma a la posibilidad de encharcamiento de los pulmones, enfermedades de tipo respiratorio o atragantamiento que pueden conllevar al fallecimiento de la persona.

    ¿Cómo alimentar a ancianos con disfagia?

    El primer consejo esencial para la correcta alimentación de una persona mayor con disfagia es tener la certeza de que se encuentra despierta y en disposición de comer. La persona encargada de la alimentación del anciano tiene que procurar que este se encuentre tranquilo y relajado para minimizar el riesgo de atragantamiento. Las prisas no son buenas en esos momentos así que es conveniente hacer acopio de paciencia y esperar cuanto sea necesario hasta conseguir las condiciones más adecuadas para el mayor.

    Es recomendable evitar las distracciones que puedan romper la concentración del anciano y de la persona que lo cuida. Seleccionar un lugar tranquilo que ofrezca comodidad sin elementos como la radio, la televisión o la presencia de terceras personas, es una forma muy adecuada de enfrentarse a la disfagia en ancianos.

    La sensación de independencia es importante para favorecer el buen ánimo de las personas mayores, por esta razón se recomienda, siempre y cuando no exista un riesgo para la salud, fomentar una actitud activa en el momento de la alimentación ofreciendo al anciano con disfagia la posibilidad de que coma por sus propios medios. En cualquier caso, siempre deberá estar su familiar, cuidadora o cuidador que supervise de forma adecuada la actividad.

    La postura es también un elemento clave en casos de dificultad para comer por disfagia. Este aspecto es de vital importancia tanto para la persona que sufra disfagia como para el encargado de su alimentación ya que una postura errónea que se repite diariamente durante un largo periodo de tiempo puede acarrear serios problemas de salud para ambos.

    Por su parte, el anciano debe mantener una postura recta para favorecer la entrada de los alimentos a través de los conductos de forma correcta. De este modo se minimiza el riesgo de sufrir atragantamiento.

    En muchos casos, la persona debe ser alimentada en cama debido a sus problemas de movilidad. Por lo que se deberá incorporar al anciano para que su posición sea lo más vertical posible. Una cama reclinable es la solución más cómoda, sin embargo, si esta solución no es posible se puede recurrir a la ayuda de almohadas y cojines para buscar la postura correcta del anciano.

    Para completar la mejor postura, en el momento de introducir la comida en la boca, la persona mayor deberá inclinar la cabeza hacia delante y dirigir la barbilla hacia la zona del pecho. Se trata de una postura que consigue proteger las vías respiratorias minimizando sus riesgos.

    Con la intención de mantener esta postura en la persona que es alimentada, el cuidador también debe cuidar su posición, situándose siempre algo más bajo y posicionándose todo el tiempo por debajo de la línea de visión del anciano.

    Consejos para personas mayores con dificultad para comer

    Como se ha mencionado anteriormente, la paciencia es una virtud muy apreciada en el trabajo de dar de comer a una persona con problemas para tragar. No hay que tener prisa ni instigar a la persona mayor para que coma más deprisa. Es necesario darle su tiempo para que trague con calma y hacerle sentir relajado en el momento de comer.

    Sin embargo, debe ser controlado para no exceder el tiempo del proceso ya que se trata de una actividad agotadora para una persona con esta condición. En estos casos siempre es recomendable hacer más comidas a lo largo del día pero menos abundantes y menos prolongadas, así como esperar en cada cucharada el tiempo que sea necesario hasta que el alimento haya sido totalmente ingerido antes de introducir la siguiente porción de comida.

    En cualquier caso, los mejores momentos para iniciar la alimentación de una persona mayor con disfagia serán siempre cuando esta se encuentre más descansada y se sienta con más fuerzas para enfrentar el proceso de comer.

    En cuanto a los utensilios a utilizar para la comida, la cuchara de tamaño pequeño es la mejor aliada. La intención es favorecer el acto de deglutir por lo que las cantidades de comida que se introducen en la boca deben ser pequeñas para que el anciano las digiera con mayor facilidad y reducir el riesgo de atorarse.

    Por el contrario, el uso de pajitas de absorción o jeringas, resulta totalmente improcedente por el alto riesgo de que la persona con disfagia se atragante al intentar tragar los alimentos.

    Cuidar el tipo de alimentación de ancianos con disfagia

    La textura y consistencia de los alimentos seleccionados para alimentar a un anciano con dificultades para deglutir es fundamental para el desarrollo del proceso de alimentación del mismo. Las comidas que sean sólidas, demasiado secas, con textura pegajosa o que desprendan líquidos cuando son masticadas, son altamente peligrosas para estas personas. Por esta razón es imprescindible procesar los alimentos adecuadamente en forma de purés consistentes cuya textura no sea demasiado líquida. A la hora de administrar líquidos como el agua a una persona con disfagia siempre se deberá usar espesantes o gelatina.

    Al acabar de comer se recomienda que el anciano continúe con la postura incorporada durante un tiempo de entre 30 minutos y una hora para evitar el reflujo. Si se cepilla los dientes tras cada comida, la persona con disfagia también reduce el riesgo de atragantamiento por restos de comida que pudieran quedar.

    ¿Tu familiar o persona mayor a cuidar con disfagia se niega a comer?  En Cuidum conocemos de cerca este tipo de casos, por lo que te sugerimos estos consejos que lo harán sentirse más seguro a la hora de comer.

    ¿Quieres que te llamemos?

    ¡Déjanos tus datos y te asesoramos sin compromiso!

    Comparte a tus amigos

    Facebook
    Twitter
    LinkedIn
    WhatsApp
    Print

    10 comentarios

    1. Tengo mi madre de 86 años con deterioro cognitivo y tiene broncoaspiraciones, tengo que reeducarla a comer y lei su editorial y me intereso para saber como alimentarla, si me pueden orientar. Desde ya gracias

      1. Hola, Andrea:
        Gracias por tu comentario. En este mismo post, en el apartado “¿Cómo alimentar a ancianos con disfagia?” tienes todos nuestros consejos para tu caso. Más abajo te contamos también consejos sobre qué utensilios puedes usar y qué tipo de comida. Un saludo.

    2. Hola, mi suegra tiene 89 años ha dado un bajón enorme de unos meses para acá. De comer estupendamente hace dos meses a darle comida con jeringas.
      Todo triturado y poco a poco.
      El caso es que ya se niega a tragar. Tiene la boca completamente cerrada y lo poco que conseguimos meterle en la boca lo mantiene dentro hasta expulsarlo.
      Que podemos hacer??

      1. Hola Mónica, en estos casos tan extremos en los que se requieren jeringas para dar de comer a las personas mayores lo más recomendable es acudir presencialmente a la consulta del médico. Él podrá determinar el tratamiento a seguir y os podrá derivar a otro especialista en caso de que sea necesario. Esperemos que se mejore tu suegra. ¡Muchas gracias por comentar!

    3. Hola, muy interesante todo lo Publicado sobre la Disfagia, muchas Gracias, q tipos d alimentos le puedo dar, en pequeñas proporciones en el correr del día como para q se valla alimentando d otra manera…

      1. Hola Enrique, muchas gracias por tu comentario. Nos alegra mucho que te haya gustado nuestro post sobre disfagia en ancianos. Esperamos que te haya sido de gran utilidad. Un saludo.

    4. Mi Padre tiene 89 años y desde hace una semana no quiere comer , recibe los alimentos y los tiene en la boca un rato para después botarlos
      Que le puedo dar para que abra su apetito
      Muchas gracias por su respuesta
      Elena

      1. Hola Elena, ante tu consulta te recomiendo que si los síntomas persisten contactes con su médico de cabecera y le pueda recomendar lo mejor para recuperar su apetito. Un saludo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    También te puede interesar

    satisfacción Cuidado de personas mayores

    La satisfacción de las familias con CUIDUM

    Conocer tu opinión es fundamental para que en CUIDUM podamos ofrecerte siempre los mejores servicios de cuidados domiciliarios a personas mayores y dependientes. También es …

    beneficios de aprender idiomas Consejos

    Beneficios de aprender idiomas en personas mayores

    Una de las muchas maneras de mantenerse en activo durante la tercera edad es mediante el aprendizaje. Los beneficios de aprender idiomas son notables en cualquier etapa …

    envejecimiento saludable Cuidado de personas mayores

    Campaña Cuidum «Luchadores» por un envejecimiento saludable

    La importancia de permitir a las personas mayores un envejecimiento saludable Los mayores solo quieren seguir viviendo en su hogar y un envejecimiento saludable, como …

    Envejecer en el hogar Cuidado de personas mayores

    Envejecer en el hogar vs residencia de ancianos

    Envejecer implica una serie de cambios en nuestros hábitos y rutinas. La pérdida de determinadas capacidades, las limitaciones en la movilidad física o las necesidades …

    colesterol alto Cuidados generales

    Colesterol alto en las personas mayores

    ¿Qué es el colesterol? El colesterol es una sustancia de carácter cerosa y muy parecida a la grasa, que se encuentra en todas las células del cuerpo. Está …

    día mundial del alzheimer Alzheimer

    ¿Por qué existe el Día Mundial del Alzheimer?

    Este 21 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Alzheimer. Tiene como objetivo concienciar acerca de esta enfermedad y de recordar que cada vez se manifiesta en una mayor …

    ictus Cuidados generales

    Ictus : ¿Qué es el Método FAST?

    Se estima que en España se produce un ictus cada seis minutos, representando un aproximado de 120.000 nuevos casos cada año. Y dos de cada tres …

    cuidadora de personas mayores Consejos

    ¿Cómo gestionar el trabajo de una cuidadora de personas mayores?

    Cuando se necesita a una cuidadora de personas mayores en casa, es conveniente mantener una mentalidad abierta y flexible con la cuidadora externa o interna. …

    cuidadora de noches Consejos

    Cuidadora de noches de personas mayores

    Uno de los principales requisitos del cuidado domiciliario es que debe adaptarse a las exigencias de cada hogar. Las diferentes modalidades de asistencia domiciliaria permiten …