Hechos que deberías conocer sobre el ELA

Hechos que deberías conocer sobre el ELA

Algunas cosas que debes saber del ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica):

  • La ELA no es contagiosa.
  • Aunque la esperanza de vida de una persona con ELA promedia alrededor de dos a seis años desde el momento del diagnóstico de esta enfermedad es variable, y muchas personas pueden vivir con la enfermedad durante mas tiempo.
  • Cada año se diagnostican en España unos 900 casos de Esclerosis Lateral Amiotrófica.
  • La ELA puede llegar a afectar la capacidad de caminar, vestirse, escribir, hablar, tragar y respirar.
  • Mientras que el tiempo promedio de supervivencia es de 3 años, un veinte por ciento de las personas con Esclerosis Lateral Amiotrófica puede vivir cinco años, el 10 por ciento vivir diez años y cinco por ciento, 20 años o más.
  • La progresión no es siempre la misma. Existirán períodos que duren semanas o meses con muy poca o ninguna pérdida de la función.
Cada año se diagnostican en España unos 900 casos de Esclerosis Lateral Amiotrófica. Click Para Twittear
  • La ELA se produce en todo el mundo sin distinguir fronteras raciales, étnicas o socioeconómicas y puede afectar a cualquier persona.
  • Los veteranos militares tienen aproximadamente el doble de probabilidades de desarrollar ELA.
  • El inicio de la ELA se caracteriza por debilidad muscular o la rigidez como los primeros síntomas. La progresión de la debilidad, atrofia y parálisis de los músculos de las extremidades y el tronco, así como aquellos que controlan las funciones vitales tales como el habla, la deglución y la respiración, aparecen más tarde.
  • El riluzol, el primer tratamiento para alterar el curso de la ELA, fue aprobado por la FDA a finales de 1995. Esta droga antiglutamato se demostró científicamente efectiva para prolongar la vida de las personas con Esclerosis Lateral Amiotrófica por al menos unos meses. Estudios más recientes han indicado que el riluzol no cura la enfermedad, pero retarda el progreso de la misma.

¿Qué enfermedad es la ELA?

La esclerosis lateral amiotrófica, o conocida como ELA, es un trastorno neurodegenerativo que se caracteriza por la muerte celular de las neuronas motoras que controlan los músculos del organismo. La enfermedad comienza con la debilidad, y posterior parálisis, de los músculos de las piernas y los brazos, de los músculos respiratorios y de los músculos encargados de la deglución y el habla. Las funciones intelectuales y sensoriales no se ven afectadas por la patología.

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es una enfermedad grave que evoluciona de forma progresiva con la destrucción de las células nerviosas y cuya consecuencia es la reducción de la esperanza de vida del paciente.

Síntomas: ¿Cómo saber si tengo ELA?

La esclerosis lateral amiotrófica, o enfermedad de ELA, aparece generalmente entre los 50 y los 70 años. Sus síntomas pueden variar en función de la ubicación de las primeras células nerviosas afectadas. Uno de los signos más evidentes de la patología es el rápido empeoramiento (entre 3 y 6 meses) de los síntomas típicos de la enfermedad.

Tipos de esclerosis lateral amiotrófica

Existen diferentes tipos de ELA, en función de las neuronas que se ven afectadas.

La ELA espinal o medular

Afecta a la columna vertebral. El tipo medular de ELA representa dos tercios de los casos de la enfermedad, y afecta, sobre todo, a los hombres con edad en torno a los 55 años. Se produce por la degeneración de las neuronas motoras localizadas en la médula espinal.

• Los primeros síntomas de la ELA se manifiestan en las extremidades. Al inicio de la enfermedad, el paciente tiene una sensación de debilidad en una mano o un pie, y luego en un brazo o una pierna. Puede presentarse dificultad para sostener un objeto, para usar un tenedor correctamente o para caminar por un terreno irregular. Pueden darse también trastornos de coordinación y equilibrio (caídas) que suelen ir acompañados de desgaste muscular y fatiga general.
• El estreñimiento es otro de los primeros síntomas de la enfermedad.
• Otro de los síntomas son los espasmos musculares y las fasciculaciones, es decir, las pequeñas contracciones visibles debajo de la piel.

La enfermedad se intensifica gradualmente, apareciendo calambres dolorosos, contracturas y rigidez en los músculos y las articulaciones. Las extremidades acaban viéndose afectadas aunque de forma asimétrica (un lado del cuerpo siempre es más débil que el otro). La pérdida de músculo (amiotrofia) progresa rápidamente. El paciente empieza a perder peso debido a la amiotrofia.

La ELA bulbar

La ELA bulbar afecta a las neuronas motoras del tronco cerebral:

• Los síntomas se manifiestan principalmente en los músculos de la boca y la garganta. La forma bulbar afecta, sobre todo, a mujeres y aparece alrededor de los 60 a 65 años. En este caso, la degeneración se produce en las neuronas motoras localizadas en el cerebro que controlan, entre otras cosas, los movimientos de la lengua y el paladar.
• El paciente tiene dificultades para articular y pronunciar ciertas palabras, para tragar o masticar. Se puede observar un cambio en la voz, que se vuelve más estridente, débil o nasal. También pueden presentarse trastornos de salivación (excesiva o escasa).
• El paciente tiene dificultad para masticar, así como para mover la lengua y la cara.
• La degradación de los músculos de la boca y la garganta producen problemas de deglución.
• En las etapas más avanzadas de la enfermedad, se presenta dificultad para respirar porque las neuronas que controlan los músculos respiratorios se ven afectadas.Aparecen otros síntomas, como estreñimiento, pérdida significativa de peso, trastornos de la circulación sanguínea debidos a la inmovilidad (a veces con sensaciones de hormigueo en la piel, parestesia y trastornos del sueño).

La enfermedad va progresando inevitablemente y termina afectando a todas las neuronas motoras de la médula espinal y del cerebro. Produciendo la pérdida de autonomía del paciente. Estas dos formas de la enfermedad pueden desarrollarse de forma independiente o simultánea.

¿Qué causa la enfermedad de la ELA?

Se cree que en su desarrollo pueden intervenir múltiples factores (ambientales, genéticos, una gran actividad física, determinados traumas repetidos), aunque las investigaciones actuales no pueden demostrar que ninguno de estos factores sea el desencadenante de la patología.

Diagnóstico de la ELA

El diagnóstico de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) se realiza, por lo general, después de haber descartado otras patologías que producen síntomas similares. Para efectuar el diagnóstico se realizan exámenes clínicos y neurológicos.

El médico efectúa una evaluación biológica, un electromiograma (para verificar que el problema no procede del músculo), así como una resonancia magnética (para verificar que no haya ataques de la médula espinal o del cerebro que puedan causar los síntomas).

La confirmación de la enfermedad se produce cuando los síntomas persisten durante más de tres o seis meses. Otra característica de la ELA es el empeoramiento progresivo de los síntomas.

Tratamiento de la ELA

Actualmente no hay una cura definitiva para la ELA, sin embargo hay tratamientos encaminados a disminuir la molestia de los síntomas.
Dentro del tratamiento farmacológico se suele recetar Riluzol, medicamento que retrasa la progresión de la enfermedad.

Otros tratamientos para la ELA

• Fisioterapia: Ayuda a mantener la flexibilidad de los músculos.
• Fisioterapia respiratoria: Para la evacuación de las secreciones bronquiales.
• Relajantes musculares, destinados a relajar los músculos.
• Analgésicos para calmar el dolor.
• Desarrollo de habilidades para facilitar ingerir alimentos.
• Terapia del habla.
• Atención psicológica.
• Ventilación mecánica no invasiva (VNI) cuando la función respiratoria comienza a disminuir.

Diferencias: Esclerosis múltiple y ELA

La ELA y la Esclerosis Múltiple (EM) son enfermedades que afectan al cerebro y a la médula espinal. Sin embargo, es esencial distinguir entre ambas, ya que se trata de patologías diferentes que, como tales, deben ser tratadas de forma distinta.

La Esclerosis Múltiple es una enfermedad autoinmune. En este caso, es el sistema inmunológico del cuerpo el que daña la columna vertebral hasta producir la parálisis. El sistema inmunológico ataca los tejidos sanos de la columna vertebral, causando la degeneración de los músculos del paciente y provocando en el mismo la pérdida del equilibrio y de los movimientos.
Por el contrario, la Esclerosis Lateral Amiotrófica o ELA se produce por la degeneración de las células nerviosas llamadas neuronas motoras. Estas neuronas son las células que controlan los movimientos en las diferentes partes del cuerpo.

• También hay diferencias en los síntomas de ambas enfermedades, especialmente en la etapa inicial. Los primeros síntomas de la Esclerosis Múltiple (EM) son entumecimiento, ataxia, visión borrosa y desequilibrio del paciente al caminar o moverse.
En el caso de la ELA, los principales síntomas de la enfermedad son la dificultad para tragar, los problemas respiratorios y la debilidad muscular.

• La Esclerosis múltiple a diferencia de la ELA, se produce de forma más frecuente entre la población.

• La esperanza de vida de una persona con ELA, por lo general, es de dos a seis años a partir de la fecha del diagnóstico. Sin embargo, también hay casos raros en los que el paciente puede llegar a sobrevivir hasta veinte años.

Las personas con esclerosis múltiple (EM) pueden tener una vida normal, y su enfermedad no afecta a su esperanza de vida, siempre que se proporcione al paciente el tratamiento y la atención adecuada.

• Ambos trastornos degenerativos son incurables y en los dos casos el tratamiento va encaminado a aliviar o retrasar las molestias que les causa la enfermedad al paciente.

Visionaria estratégica, amante de la comunicación, del marketing y de las ideas nuevas. Una latinoamericana en suelo europeo preocupada por el presente de nuestros mayores y el futuro de los jóvenes, empujando de a poco el marketing al servicio de la sociedad. Me enorgullece pertenecer a la gran familia de Cuidum, donde he podido direccionar mi brújula hacia el lugar y momento correcto. Este es mi ADN con el que trabajo día a día.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.