Cistitis en ancianos: Infección frecuente durante el invierno

Cistitis en ancianos: Infección frecuente durante el invierno

¿Qué es la cistitis?

La cistitis es una infección localizada del tracto urinario, en la vejiga. La cistitis afecta más a las mujeres que a los hombres. El riesgo de padecerla es ocho veces mayor en la mujeres que en los hombres. Esto se debe a las diferencias anatómicas, ya que el hombre tiene, entre otras cosas, una uretra más larga, lo que permite una mejor protección frente a las infecciones.

Las épocas más frecuentes de cistitis en las mujeres son durante las primeras relaciones sexuales y en la menopausia. Aunque la cistitis es menos frecuente en los hombres, cuando aparece suele ser más grave y puede requerir su hospitalización. Generalmente, los ancianos y hombres mayores que tienen problemas de próstata tienen más posibilidades sufrir cistitis.

Cistitis: ¿Cuáles son sus causas?

En el 90% de los casos, la cistitis se debe a una bacteria llamada “Escherichia coli”, aunque también puede estar causada por otras bacterias o microorganismos que se depositan y multiplican en la vejiga.

Otras causas de la cistitis pueden ser:

• Incontinencia intestinal o prolapso rectal.

• Irritación de la vejiga por el abuso de medicamentos antiinflamatorios o productos con perfume de higiene femenina, o después de la quimioterapia o radioterapia.

• Infecciones en el tracto urinario debido al embarazo.

• Permanecer inmóvil durante mucho tiempo.

• Obstrucciones por cálculos o por la próstata agrandada. 

La cistitis es una infección muy frecuente en invierno. Ello es debido a los microorganismos patógenos que se propagan con mayor facilidad, y por los cambios constantes de temperatura. 

Cistitis síntomas

Síntomas más frecuentes de la cistitis:

• Constante necesidad de orinar.

• Dolor pélvico.

• Cantidad muy pequeña de orina, en ocasiones solo unas gotas (polaquiuria).

• Micción dolorosa y difícil, unida a la sensaciones de ardor al orinar.

• La orina puede tener un color turbio.

• Dolor en la espalda y en la parte inferior del abdomen.

• Mal olor de la orina.

• La persona afectada puede tener una sensación permanente de tener la vejiga llena.

• Sangrado al orinar.

Por lo general, la cistitis es inofensiva, pero en algunos casos puede llegar a producir complicaciones, como en el caso de que la infección se extienda al riñón y produzca una infección renal. En el caso de que se observen los primeros síntomas o aparezca sangre en la orina, se debe de consultar de inmediato con el médico, así evitamos posibles peligros de una infección de orina.

Particularidades de sus síntomas en ancianos

En el caso de los ancianos los síntomas de la cistitis pueden ser distintos a los típicos síntomas descritos anteriormente. A menudo, el paciente no tiene la necesidad constante de orinar o se produce una pérdida de sensibilidad al orinar.

En cambio, la cistitis en personas de edad avanzada puede producir otros síntomas, como confusión, problemas de memoria, delirios, alucinaciones, inquietud, mareos y comportamientos extraños. Estos síntomas a menudo preceden a los síntomas típicos, como dolor o micción frecuente pero, en ocasiones, pueden ser los únicos síntomas de la cistitis en ancianos, lo cual dificulta el diagnóstico, ya que suele confundirse con demencia. Es muy importante consultar al médico cuando el anciano cambia su comportamiento, con el fin de averiguar el verdadero origen de la patología.

Diagnóstico y tratamiento de la cistitis

El diagnóstico de cistitis se basa en una anamnesis o, en ciertos casos críticos en la realización de exámenes clínicos o análisis de orina para detectar nitritos producidos por la bacteria que causa la cistitis. En función de la gravedad de cada caso, puede ser necesario realizar una prueba de ultrasonidos y radiografías para ver el estado del tracto urinario. El tratamiento de la cistitis se realiza mediante la prescripción de antibióticos hasta que desaparezca la infección.

¿Cómo prevenir la cistitis?

La prevención es la verdadera clave para evitar la aparición de la cistitis. Es esencial beber mucha agua, ya que facilita la disolución de las bacterias en el tracto urinario y su eliminación a través de la orina. Por eso, cuando una personas tiene los primeros síntomas de cistitis debe beber mucha agua. Se recomienda beber en la primera hora en que se adviertan los síntomas aproximadamente 1 litro de agua o infusiones de hierbas.

Una vez diagnosticada la cistitis, se puede completar el tratamiento con antibióticos con otros tratamientos herbales, especialmente, tomar zumo de arándanos, que han demostrado su eficacia en la prevención de la enfermedad:

Se aconseja igualmente, para evitar la aparición de cistitis:

• Orinar tan pronto como aparezca el impulso, no retener la orina.

Beber regularmente y en pequeñas cantidades para no bloquear la vejiga.

• Evitar beber refrescos o bebidas carbonatadas.

• No llevar ropa demasiado ajustada ni hecha con materiales sintéticos.

• Realizar siempre la limpieza íntima desde la uretra hacia el ano (de adelante hacia atrás), para evitar la contaminación a través de los restos de heces

No utilizar productos de higiene perfumados para la limpieza íntima, ya que pueden irritar la uretra. Usar solo productos con un pH neutro para no desequilibrar la flora vaginal.

• En mujeres propensas a la cistitis se aconseja orinar antes y después de las relaciones sexuales y utilizar un lubricante sexual, dado que las cistitis es más propensa en personas que tienen sequedad vaginal.

• Es importante prevenir la fatiga y el estrés puesto que debilitan el sistema inmunológico y pueden provocar la aparición de las cistitis.

• Para aumentar las defensas, se recomienda seguir una dieta equilibrada que incluya muchas vitaminas. 

• Se recomienda abrigarse muy bien durante el invierno, ya que el frío debilita el sistema inmunitario y, por lo tanto, aumenta el riesgo de sufrir cistitis.

• Es muy importante cuidar la higiene íntima y cambiar con frecuencia la ropa interior. Sobre todo, en el caso de las personas mayores, los familiares y cuidadores deben realizar el cambio de la ropa interior con frecuencia para evitar la proliferación de bacterias.

• Se debe prevenir y tratar cualquier problema de estreñimiento crónico, ya que facilita la fermentación intestinal que puede producir la propagación de bacterias al tracto urinario.

Visionaria estratégica, amante de la comunicación, del marketing y de las ideas nuevas. Una latinoamericana en suelo europeo preocupada por el presente de nuestros mayores y el futuro de los jóvenes, empujando de a poco el marketing al servicio de la sociedad. Me enorgullece pertenecer a la gran familia de Cuidum, donde he podido direccionar mi brújula hacia el lugar y momento correcto. Este es mi ADN con el que trabajo día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.