Necesito persona para cuidar persona mayor ¿qué hago?

Necesito persona para cuidar persona mayor ¿qué hago?

Necesito de alguien para cuidar a una persona mayor pero no estoy del todo seguro/a de qué debo de tener en cuenta. No temas, en Cuidum vamos a ayudarte a resolver las dudas más comunes.

El envejecimiento de la población: Escenario demográfico

En el contexto demográfico actual, en el que más de 19% de la población española supera los 65 años de edad, es necesario replantearse la gestión del cuidado de las personas mayores. Alrededor de 9 millones de personas en nuestro país supera ya la edad de jubilación y según constata la evolución del Padrón Continuo elaborado por el Instituto Nacional de Estadística, es una tendencia que se mantendrá al alza durante las próximas décadas.

Basta con que nos paremos a analizar las actuales proyecciones de población para constatar que el envejecimiento de la población española es la realidad a la que deberán enfrentarse las futuras generaciones. Una realidad que nos obliga a hacernos preguntas tan importantes como quién cuidará de esas personas mayores o incluso quién cuidará de nosotros cuando seamos ancianos.

¿Cómo determinar el tipo de ayuda que necesitas para cuidar de una persona mayor?

La realidad de cada familia es diferente por lo que también lo son las necesidades de asistencia que requieren sus mayores. Lo que resulta evidente es que, con el ritmo de vida actual y las nuevas exigencias laborales, muy pocos familiares disponen del tiempo suficiente para asistir a las personas mayores de la familia.

A ello hay que sumarle que estar al cuidado de una persona mayor o dependiente exige además una serie de conocimientos y experiencia que solo pueden aportar con absoluta eficiencia los verdaderos profesionales del sector. Todo ello nos lleva a la conclusión de que la ayuda domiciliaria a ancianos es en la mayoría de los casos la alternativa más recomendable, segura y exitosa. Pero, ¿por dónde empezar?

  • Lo primero a tener en cuenta es el grado de dependencia que tiene la persona mayor en cuestión porque en base a ello conoceremos los requisitos necesarios que posteriormente tendremos muy en cuenta a la hora de contratar a la cuidadora o cuidador.
  • Una vez conocemos los requisitos debemos plantearnos el tiempo que queremos contratar a la cuidadora de personas mayores: ¿resultará mejor la contratación por horas o necesitamos un servicio continuado de 24 horas los 7 días a la semana? En Cuidum aconsejamos a las familias pasar el mayor tiempo posible con los familiares mayores y devolverles todo el cariño que siempre nos han proporcionado, aunque somos conscientes de que el ajetreado ritmo de vida actual nos proporciona menos capacidad de la que nos gustaría para acompañarles durante su envejecimiento.

Soluciones hay para todos los casos. Las cuidadoras de personas mayores y dependientes que trabajan con Cuidum tienen una vocación admirable y les ayudarán a continuar llevando una vida activa, sana y digna en su hogar. No en vano, una de las principales ventajas de cuidar personas mayores en sus propios hogares es que de este modo están en un entorno conocido que les resulta mucho más cómodo, no se desvinculan de sus rutinas y tienen la oportunidad de seguir cultivando sus relaciones sociales y familiares con total libertad.

¿Por qué es tan importante envejecer en el hogar para una persona mayor?

A lo largo de los años, diversos estudios han recomendado pautas y buenas prácticas para envejecer de forma más llevadera y saludable. Recalcamos entre todas ellas la de evitar los cambios drásticos en la vida del mayor en la medida de lo posible.

A medida que avanzamos en edad nos surgen nuevas manías, se acentúan y multiplican las que ya teníamos, aparecen nuevos miedos y todo esto acaba pasando factura. Llegados a cierta edad no se gestionan igual las situaciones cotidianas. Por lo tanto, cualquier modificación en esas rutinas, por insignificante que nos parezca, les afecta produciendo cambios de humor hasta enfermedades en los casos más extremos.

El hogar es una pieza fundamental en un complejo puzle. Construir un hogar normalmente conlleva mucho trabajo y esfuerzo económico, años y años de hipoteca, reformas, arreglos… Además de todas las experiencias que se viven en el hogar, los recuerdos que quedan para siempre y que convierten lo que inicialmente son cuatro paredes en un hogar. A nadie le apetece alejarse de un entorno que le ha costado tanto tiempo y esfuerzo construir. Un lugar que es mucho más que un espacio habitable. El hogar es un rincón del mundo único y personal en el que nos sentimos seguros, arropados por una intimidad que se ha ido consolidando con el paso de los años y que representa una parte significativa de nuestras vidas.

¿Por qué resulta mucho más beneficioso para las personas mayores envejecer en su propio domicilio? Aparte de por los motivos sentimentales que ya hemos citado, no hay que dejar de lado una razón sumamente importante y es que el hogar para la persona mayor se convierte en su zona de confort. Incluso, vamos más allá, una habitación o un mueble como puede ser un sofá o una silla se puede convertir en su zona de confort. La zona de confort es ese lugar mental que en este caso asocian al hogar, en el que estamos a gusto con todo, se puede decir que es como un refugio. Y es por eso, entre otras cosas, que la opción de envejecer en el hogar es de las mejores que pueden haber.

Lamentablemente, con la edad pueden aparecer limitaciones de carácter físico o psicológico que impidan a una persona anciana disfrutar de plena autonomía. Es aquí donde entra en escena la asistencia domiciliaria por parte de profesionales. Una alternativa tan ventajosa para la persona al cuidado como para sus familiares.

Tras este análisis detallado de la situación en el que tendremos en cuenta las características del entorno así como las necesidades particulares de cada paciente, ya podemos hacernos una idea mucho más detallada del tipo de asistencia requerida. Ahora bien, una vez conocemos los requisitos según el grado de dependencia, el tiempo necesario y la importancia que tiene envejecer en el hogar ¿cuál es el siguiente paso?

Necesito persona para cuidar persona mayor

En el momento en el que decides beneficiarte de las grandes ventajas de la asistencia a domicilio, comienza la búsqueda activa de un cuidador. Esta segunda parte del proceso puede resultar agotadora y es habitual que muchos familiares pierdan la esperanza de encontrar a la persona adecuada para cuidar de una persona mayor.

No podemos obviar que se trata de una decisión de vital importancia de la que depende el bienestar y la felicidad de uno de nuestros seres queridos. ¿Estarías dispuesto a dejarla en manos de cualquiera? En efecto, ahora viene la búsqueda, empapelamos la ciudad con carteles que dicen: ” Necesito persona para cuidar persona mayor ” o intentamos buscar por internet sin tener muy claro adónde dirigirnos. Te vamos a ser sinceros, es mejor confiar en Cuidum y en las facilidades que te ofrecemos en este complejo proceso de selección. 

¿Por qué? Te preguntarás… Porque en Cuidum trabajamos con miles de cuidadoras de todas partes de España. De las cientos de miles de cuidadoras que se ofrecen a trabajar, aproximadamente solo el 23% superan las pruebas de selección. Estas pruebas contienen una criba por curriculum vitae, por una entrevista personal y por las referencias confirmadas de familias donde han trabajado anteriormente.

En Cuidum trabaja un equipo para asegurar a las mejores candidatas, para asesorar y acompañar a las familias en el proceso realizando un seguimiento constante y para gestionar todos los trámites laborales. Es importante que todo se de en circunstancias legales, que significa protección tanto para la cuidadora como para la familia.

Sortear las barreras psicológicas de los mayores para que se dejen cuidar

Es habitual que una persona mayor se resista a cambiar un hábito y cuando hablamos de ceder su espacio personal y parte de su independencia es más probable que nos topemos con una barrera psicológica con la que lidiar. A pesar de ser conscientes de sus limitaciones y de lo ventajoso que resultaría tener a una persona a su lado durante esas horas del día que más ayuda necesita, los mayores pueden llegar a ser muy poco flexibles en todo lo que implique una modificación de sus rutinas. ¿La solución? Ir haciendo pequeños avances hasta obtener los resultados deseados.

Siempre que se pueda, es recomendable comenzar contratando a una cuidador/a por horas e ir aumentando las horas de trabajo de la cuidador/a conforme van teniendo mayor confianza el uno con el otro/a. 

Si la persona mayor necesita cuidados 24 horas los 7 días de la semana y no padece de ninguna patología que afecte a sus capacidades cognitivas nos podemos enfrentar ante una compleja situación de adaptación, sin embargo en estos casos en la medida de lo posible podemos compartir todo el tiempo que tengamos disponible a estar con nuestro familiar y coincidir con el/la cuidador/a y mediar para que la adaptación sea progresiva y más llevadera. 

Resulta gratificante comprobar cómo en la mayoría de los casos donde la situación inicial se torne compleja, acabe transformándose en una relación sólida, basada en el respeto y la confianza mutua, satisfactoria para todas las partes. Es común que, una vez alcanzado este punto, tu familiar no quiera separarse de su cuidador o cuidadora.

Hemos subrayado en numerosas ocasiones la importancia de que la salud y bienestar de tu ser querido no queden en manos de cualquiera. En resumen, ese es nuestro trabajo y nuestra dedicación. Estamos más que orgullosos de poder ayudar al colectivo de las personas mayores.

En Cuidum lo ponemos todo de nuestra parte para proporcionarles la vida y la felicidad que se merecen y que siempre has deseado para ellos. Esperamos haberte ofrecido respuesta a tus dudas y una solución segura y valiosa para cuidar de los tuyos.

 

¿Te ha interesado el artículo? ¡Compártelo!

0 0
Visionaria estratégica, amante de la comunicación, del marketing y de las ideas nuevas. Una latinoamericana en suelo europeo preocupada por el presente de nuestros mayores y el futuro de los jóvenes, empujando de a poco el marketing al servicio de la sociedad. Me enorgullece pertenecer a la gran familia de Cuidum, donde he podido direccionar mi brújula hacia el lugar y momento correcto. Este es mi ADN con el que trabajo día a día.

7 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.