Mindfulness: una técnica para aliviar el estrés de cuidar

Mindfulness: una técnica para aliviar el estrés de cuidar

Algunas técnicas para prevenir el estrés de cuidar

Hoy queremos hablaros del estrés de cuidar. Y es que cuidar a una persona dependiente puede conllevar consecuencias negativas para el cuidador, como ansiedad y frustración, tal y como os mostramos en nuestro artículo sobre el síndrome del cuidador quemado.

Una manera de hacer frente a estos síntomas es el Mindfulness o Atención Plena. Simplemente suponer ser más y más consciente de nuestros pensamientos y sentimientos del presente y centrarse en nuestra respiración. Todo el mundo puede hacerlo y en cualquier momento.

Veamos como unos trucos sencillos de esta técnica pueden ayudarnos en la tarea de cuidar a un familiar o a una persona en dependencia y evitar el estrés de cuidar.

  • Técnica básica

La técnica básica consiste en cerrar los ojos y centrarse únicamente en la respiración. Si aparecen pensamientos, no hay problema. Simplemente hay que aceptarlos y dejar que se marchen.

Sólo debemos ser conscientes de cada respiración que tomamos y expulsamos. No debemos intentar cambiar nada.

  • Para la ansiedad

Las preocupaciones, los miedos y las ansiedades son como las olas: vienen y se van. Nosotros debemos ser la gaviota que ve como las olas se acercan y se alejan a la orilla, sin dejar que nos sumerjan.

No hay que huir de estas olas, sino subirse en ellas hasta que se pasen.

No hay que huir de estas olas, sino subirse en ellas hasta que se pasen Click Para Twittear
  • En caso de baja energía

Uno de los síntomas típicos del estrés de cuidar y que provocan el síndrome del cuidador quemado es la fatiga. En estos casos, cuando nos falta la energía, dar un paseo de 5 o 10 minutos nos ayudará a recuperar fuerzas. Es importante que nos fijemos en los detalles de nuestro entorno: el aire, los colores, el paisaje, los sonidos. Y aunque pueda parecer contradictorio, el mal tiempo puede ser el mejor aliado para encontrar paz en nuestra mente.

  • Cuando falta el sueño

Los problemas a la hora de dormir son muy típicos en aquéllas personas que pasan el día cuidando de otros. Tardar en conciliar el sueño o despertarse varias veces durante la noche se puede reducir con alguna técnica básica de Mindfulness.

La técnica más sencilla para dormir es la “mindful breathing” (o respiración consciente). Se puede combinar esta técnica con algo de música o alguna imagen que nos transmita tranquilidad.

Otra técnica algo más avanzada es el “body scan”, que empieza con una respiración consciente y gradualmente dirige la atención a cada parte de nuestro cuerpo; comenzando por la cabeza y terminando por los pies.

Éstas son solo algunas de las técnicas más básicas de Mindfulness para ayudar a mejorar el día a día de los cuidadores. ¿Qué otras técnicas de relajación conocéis?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.