Cuidar en casa la opción mas elegida

Cuidar en casa la opción mas elegida

Cuidar en casa es una clara preferencia de la ciudadanía a la hora de elegir como quieren envejecer sin perder calidad de vida, así es como viene siendo expresada de forma reiterada en distintas encuestas, incluso cuando sobrevienen situaciones de dependencia funcional y se precisa recibir cuidados por parte de otras personas ajenas a la familia o profesionales de la ayuda a domicilio.

Cuestión cultural

En España, al igual que en otros países de tradición familista (Europa mediterránea, Sudamérica…), la mayor parte de las personas mayores dependientes prefieren la opción de cuidar en casa y permanecen en sus casas para recibir cuidados por parte de su entorno  familiar.Diferentes estudios informan, además, que esta dedicación, cuando es intensa y no cuenta con suficiente apoyo,  presenta efectos negativos sobre la salud física y emocional de quien cuida, implicando cambios y restricciones en la  vida personal, familiar, social y laboral.

El objetivo, por tanto, no debe ser cuidar en casa sino cuidar bien en casa, como ya vimos en un articulo anterior sobre evitar el desarraigo, lo que implica que tanto quien es cuidado como quien decida asumir los cuidados se sientan bien y no se vean obligados a soportar una situación estresante que hay que asumir “por obligación” y ante la que no hay ni se plantea otra solución.

Cuidados personalizados

La realidad es que lograr un buen cuidado en casa no es algo sencillo. Las situaciones son muy heterogéneas y la diversidad y flexibilidad de apoyos requeridos no suelen estar al alcance de la mayoría de las familias, sobre todo cuando los apoyos púbicos son insuficientes.

Otro aspecto importante es que el cuidado en casa no debe ser planteado como una elección sin retorno que una vez decida debe ser asumida hasta el final. Cuidar en casa puede ser una opción adecuada en unas circunstancias pero también puede dejar de serlo sin que esto deba ser asociado al fracaso de quien en su día asumió cuidar.

La mejor alternativa a la residencia

Pensar en la alternativa de un centro residencial como una opción que en un momento determinado puede llegar a ser la mejor, donde la familia no abandona, ni tiene por qué dejar de cuidar colaborando  con los profesionales del centro,  es un enfoque  que suele suavizar la enorme presión de “no fallar” que muchas personas cuidadoras sienten cuando el cuidado se torna realmente complejo y sienten que es su responsabilidad y obligación moral “resistir”  y seguir cuidando aunque ello les suponga un altísimo coste personal, económico y familiar.

El buen cuidado desde la atención centrada en la persona organiza la atención dando relevancia  al proyecto de vida de cada persona mayor o dependiente: comprendiendo y valorando  su perspectiva, conociendo su biografía y sus valores de vida, respetando sus opiniones y decisiones, y, especialmente,  dando apoyos para que ésta tenga un control efectivo sobre su vida cotidiana y cuidados, incluso en los casos en que la persona tiene una gran dependencia y un deterioro cognitivo importante. Sin duda, todo un reto en el que todavía queda un gran camino por recorrer.

Cuidar en casa

La opción de cuidar al mayor en casa es valida en más de un 85% de los casos en el que los familiares optan por la institucionalización. Hemos hablado en muchas ocasiones de las ventajas, de hecho Cuidum no existiría si los inconvenientes fueran mayores que las ventajas.

Inconvenientes respecto a una residencia

¿Qué inconvenientes puede haber en el cuidado a domicilio? Generalmente, el dar de alta y baja a las personas que cuidan de nuestros familiares. Y también sustituir a estas personas en periodos vacacionales o de baja por enfermedad común.

Soluciones a los inconvenientes

Frente a estos posibles inconvenientes desde Cuidum les hemos encontrado una buena solución. Por eso disponemos de un departamento laboral que se encarga de los contratos y de dar de alta y baja en la seguridad social a las trabajadoras y trabajadores. Además, Cuidum aporta un servicio de sustitución para los casos en los que haya que complementar o cambiar el personal a cargo de nuestro familiar.

Cambiemos la sociedad y cuidemos de nuestros mayores igual que cuidamos de nuestros pequeños. El día de mañana si tengo la suerte de envejecer deseo hacerlo manteniendo todo lo que construyo hoy, mi familia, mi hogar, mis amistades, mis aficiones... Trabajo en Cuidum para aportar mi granito de arena a la sociedad y no tener que preocuparme el día de mañana de perder parte o todo lo que con tanto esfuerzo me ha costado lograr.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.