Cómo levantar y mover a una persona mayor o con movilidad reducida

Cómo levantar y mover a una persona mayor o con movilidad reducida

Uno de los problemas más frecuentes a los que se enfrentan los cuidadores de ancianos es el de mover y levantar al mayor cuando se encuentran con movilidad reducida. Si la maniobra no se realiza correctamente el cuidador puede sufrir dolor de espalda, fatiga o alguna lesión en su columna vertebral. 

El cuidador necesitará ajustar el nivel de apoyo en función de las necesidades y capacidad de movimiento del anciano. Si este tiene capacidad para realizar un solo movimiento se recomienda que realice la maniobra moviéndose, pero siempre al propio ritmo de la persona mayor con movilidad reducida. De este modo se respeta y fomenta la autonomía del anciano y se alivian, a la vez, los esfuerzos del cuidador. 

Reglas básicas de cómo levantar a una persona mayor de la cama

Levantar a un anciano del sillón o de la cama supone un sobresfuerzo para la espalda y la columna vertebral. Por esta razón, desde Cuidum te damos varios consejos básicos que te ayudarán a proteger la espalda y a realizar la maniobra con mayor facilidad para ti y mayor comodidad para la persona a cuidar.

10 Consejos para el cuidador de ancianos con movilidad reducida

1. Extiende correctamente la planta de los pies, esto te permite una mejor sujeción al suelo y mejora el equilibrio.

2. Flexiona tus piernas y contrae los abdominales (inclinación pélvica), esto facilita que se usen mejor los músculos de las piernas y evita que se tensen los músculos de la espalda. 

3. Acércate lo máximo posible a la persona mayor, cuanto más cerca estés menos esfuerzo tendrás que realizar.

4. Rodea al anciano entre tus brazos.

5. Haz toda la maniobra con las palmas de las manos extendidas, este contacto es muy agradable para el anciano y le crea confianza.     

6. Identifica los puntos de sujeción que facilitan la maniobra: el cinturón, los pantalones, etc.

7. Evita la rotación de la columna vertebral, no olvides ayudarte de los pies al hacer la maniobra para evitar que todo el peso caiga sobre tu columna. 

8. No cojas a la persona mayor por zonas por las que pueda deslizarse. 

9. Dile al anciano que se agarre fuertemente alrededor de tu espalda y evita que apoye las manos en tu cuello.

10. Mantén una actitud tranquila, esto es un factor clave para generarle seguridad en todo momento.

Consejos para no dañar al anciano cuando lo levantas o lo mueves

1. Al mover al anciano no tires nunca de sus brazos ni lo agarres por las axilas, ya que podrías causarle alguna lesión o dañar sus articulaciones.

2. Pregunta en todo momento al anciano cómo se encuentra durante la maniobra de traslado. Ten en cuenta que las personas de edad avanzada si además sufren hipertensión pueden experimentar una bajada de tensión si cambian bruscamente desde la posición de acostado a la posición de estar de pie.

3. Comprueba que el anciano lleve un calzado antideslizante y los cordones bien atados para evitar tropiezos.

4. Es importante comprobar el estado de la habitación: retirar el mobiliario pequeño, las alfombras y los cables que puedan causar caídas y asegurarse de que hay una buena iluminación, ya que los ancianos suelen tener problemas de visión. Esto garantizará un desplazamiento seguro.

5. Es importante instalar en el baño y la ducha pasamanos en las paredes para facilitar la movilidad y un desplazamiento más seguro del anciano.

6. Si trasladas al anciano desde la cama a una silla de ruedas comprueba que están puestos los frenos y retirados los reposapies. Esto evitará que el enfermo resbale o tropiece al colocarse sobre la silla.

7. Actualmente existen artículos específicos que ayudan a levantar y mover a una persona dependiente, por lo que puede ser interesante adquirir uno de estos productos, entre los que figuran el cinturón de sujeción, los discos giratorios para transferencias de enfermos y los soportes y grúas para elevar a personas con movilidad reducida.

8. Si una persona tiene la movilidad reducida debe evitar sentarse en una silla o un sillón muy bajo, ya que le resultará más difícil levantarse. Para ayudar a la persona mayor a levantarse puedes colocar sobre el asiento un cojín para elevarlo.

Visionaria estratégica, amante de la comunicación, del marketing y de las ideas nuevas. Una latinoamericana en suelo europeo preocupada por el presente de nuestros mayores y el futuro de los jóvenes, empujando de a poco el marketing al servicio de la sociedad. Me enorgullece pertenecer a la gran familia de Cuidum, donde he podido direccionar mi brújula hacia el lugar y momento correcto. Este es mi ADN con el que trabajo día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.