10 Cualidades que debe tener un cuidador o cuidadora de ancianos

10 Cualidades que debe tener un cuidador o cuidadora de ancianos

Cuando trabajamos en contacto directo con personas, especialmente con aquellas de edad avanzada, la formación o los conocimientos previos no son suficientes, debemos contar con aptitudes que impliquen el desarrollo de habilidades sociales y emocionales que exigen un perfil vocacional muy bien definido. Solo cuando existe este equilibrio entre el conocimiento y el buen hacer se puede hablar de un adecuado servicio de atención a adultos mayores.  

Vocación del cuidador de ancianos

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de hablar de las cualidades del cuidador es que sus funciones no se tratan de un trabajo mecánico, si bien es cierto que el trabajo de las personas responsables del cuidado de personas mayores presenta funciones y responsabilidades específicas y bien definidas, esta es una profesión que no se puede abordar desde una perspectiva radical.  

Por sus características, el trabajo de asistencia y acompañamiento a personas mayores tiene un importante componente vocacional. De ahí que las habilidades de un cuidador de ancianos no son solo algo que se aprende y se ejercita sino que de alguna manera ya están presentes en aquellas personas quienes se dedican profesionalmente a este sector.

La sensibilidad y los valores de un cuidador

Las cualidades para trabajar con ancianos van más allá de su formación o de sus años de experiencia y redundan en la propia personalidad del cuidador. No en vano, son quienes deben proporcionar bienestar y felicidad a las personas dependientes desde múltiples perspectivas, entre una de ellas la de una relación empática.

Cuanto mayor sea la capacidad adaptativa del cuidador o cuidadora, más eficientes resultarán sus conocimientos y su manera de ponerlos en práctica en el cuidado. En este sentido, no solo se trata de aptitudes sino de las actitudes y de su talento para desenvolverse ante situaciones que pueden resultar imprevisibles y que exigen ser resueltas con diligencia y mucha sensibilidad.

10 cualidades del cuidador que garantizan el éxito de su trabajo

Somos conscientes que la tarea de escoger al cuidador adecuado para un familiar no siempre resulta sencilla. En Cuidum llevamos años trabajando en la selección de los mejores perfiles, pensada en satisfacer las necesidades de cada familia. De hecho, solo un 23% de las candidaturas recibidas superan nuestro proceso de selección que exigimos para formar parte de nuestra empresa de asistencia domiciliaria.

Aunque la prestación de estos servicios implica tener en consideración numerosos aspectos en cuanto a la capacitación y la personalidad, las cualidades del cuidador mejor valoradas por el equipo de Cuidum se resumen en:

Experiencia

Es la manera objetiva que sirve para valorar si un cuidador está capacitado para desenvolverse en determinadas circunstancias. La mejor manera de adquirir las cualidades del cuidador es enfrentándose a la realidad del trabajo.

Capacidades comunicativas

La base de la relación con las personas mayores y su familia, consiste en tener una buena comunicación entre sí. Escuchar, entender y actuar en consecuencia para hacer que la persona mayor a cargo no se sienta aislada.

Honestidad

Las personas mayores dependientes depositan en la figura del cuidador toda su confianza. La relación de dependencia debe contemplarse como un vínculo basado en el respeto.

Constancia

Los mejores cuidadores de personas mayores son aquellos quienes observan y esperan con paciencia el momento en el que es necesaria su intervención. Para obtener buenos resultados es imprescindible la perseverancia y el esfuerzo contante.

Flexibilidad

Cada día es una oportunidad. A pesar de que con el paso del tiempo y la asimilación de ciertas rutinas el trabajo resulta cada vez más sencillo, cuidar a un anciano implica estar preparados para enfrentarse a situaciones imprevisibles.

Iniciativa

Las personas resolutivas afrontan mejor los cambios, los imprevistos, las sugerencias. La intuición y la capacidad de poner en marcha nuevas ideas harán más productivo el trabajo de los cuidadores.

Implicación

Cuando no hay vocación, la asistencia a personas mayores podrá ser eficiente pero no sobresaliente.

Fortaleza

Cuidar de personas con gran dependencia requiere de un adecuado estado de salud físico, mental y emocional.

Inteligencia emocional

Los seres humanos funcionamos por impulsos. Pero cuando una parte fundamental del trabajo que desempeñamos consiste en proporcionar estabilidad y seguridad a otra persona, es muy importante saber tener el control sobre emociones humanas como la frustración, el miedo o el estrés. Un buen cuidador debe transmitir energía y positividad.

Autocuidado

El cuidador debe evitar el síndrome del cuidador quemado o burn-out. Debe cuidar y autocuidarse para no sufrir el desgaste físico y psicológico que genera un trabajo tan exigente como este.

Un buen cuidador es aquel que sabe mostrar humanidad y diligencia en cada una de sus intervenciones. Una persona en la que tanto el anciano como sus familiares pueden depositar su plena confianza con la seguridad de que han encontrado el apoyo que necesitan.

Especialista en envejecimiento y cuidado domiciliario. Siempre al día de las últimas tendencias sobre envejecimiento y esperanza de vida de la sociedad, para poder ofrecer la mejor información y asesoramiento familiar a nuestros usuarios.

4 comentarios

  1. María Fernanda says:

    En mi trayectoria como cuidadora he aprendido el respeto y humanidad hacia nuestros mayores. He aprendido de ellos mucho. Por que nuestra labor no es solo cuidar sino tener sensibilidad ,respeto y saber cómo tratar al anciano ante cualquier imprevisto que no esperamos ahí la paciencia es muy importante en nuestro trabajo y saber resolverlo poniéndonos en su lugar. Así haremos ver al anciano que no está solo ante esas circunstancias sino que nosotros estamos allí para darle todo el amor que les faltara y seguridad que necesitan. También tenemos que cuidarnos a nosotros mismos pues sino lo hacemos no podremos prestar un buen servicio. Y en mi trayectoria he visto que si el cuidador es alegre,cariñoso y sabe escuchar ellos se sentirán mucho mejor.

    • Vanessa Vargas Vanessa Vargas says:

      Hola María Fernanda, muchas gracias por tus palabras

      Como lo dices tu, el trabajo de un cuidador o cuidadora, no se trata únicamente de cuidar a la persona mayor y/o dependiente, sino que va mucho más allá de lo humano, de mostrar sensibilidad, paciencia, cariño, respecto. Es demostrarles que estamos ahí para ellos y se sientan acompañados, protegidos y respaldados en todo momento. Uno de las principales preocupaciones de sus familiares, es la soledad que puedan sentir sus seres queridos mayores cuando ellos tienen que estar ausentes por trabajo y otras responsablidades, pero no hay nada mejor que sentirse apoyados por el arduo y gran trabajo de los cuidadores y cuidadoras, quienes aportan su granito de arena día a día, para que las personas mayores envejezcan con bienestar y calidad de vida.

      ¡Gracias por tu aporte y seguir sumando cosas positivas a la sociedad!

  2. Niurka Prado. says:

    El ciclo de la vida nos coloca en posiciones distintas siempre es bueno saber que existe alguien para cada una de ellas pongo mis manos y conocimientos a la disposición de quien me necesite.

    • Vanessa Vargas Vanessa Vargas says:

      Así es Niurka, el trabajo que realiza un cuidador o cuidadora es de aplaudir, su labor de cuidado lo realizan con gran amor y vocación. Nosotros como empresa de cuidado de personas mayores, valoramos enormemente el trabajo que ustedes realizan día a día.

      Un saludo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.