Importancia de la logopedia en la edad avanzada

Importancia de la logopedia en la edad avanzada

Antes de comenzar a definir la importancia que la logopedia tiene de cara al cuidado de las personas de la tercera edad, es conveniente saber en qué consiste esta disciplina y para qué puede servir a cualquier persona.

¿Qué es la Logopedia?

La logopedia se encarga de prevenir los trastornos de comunicación y también se dedica a la evaluación de los distintos casos, al estudio específico de este tipo de dolencias, así como a la aplicación de los tratamientos más adecuados para mejorar los métodos de comunicación de las personas que encuentran problemas en este ámbito.

Dentro del sector de la logopedia se incluye el estudio y tratamiento del lenguaje, la voz, problemas de audición o del habla además de trastornos relacionados con el acto de tragar los alimentos. Como se puede comprobar los campos que abarca esta disciplina son muy amplios y pueden ser de enorme utilidad para personas de todas las edades con una especial importancia en los ancianos que requieren mejorar su comunicación para establecer un contacto firme con las personas que los cuidan.

Logopedia en ancianos

Es común que en el equipo que forman los trabajadores de los centros para mayores se encuentre al menos un logopeda. Esto es así porque permiten dar tratamiento a los mayores para paliar sus diversos problemas de comunicación y también de deglución. Esto resulta casi siempre imprescindible para mejorar la calidad de vida de los ancianos, así como su independencia personal y su autoestima.

Diversos estudios han demostrado que, tanto en centros de día como en residencias de mayores y dependientes, existe un alto porcentaje de problemas de comunicación que en muchas ocasiones supera a la mitad de los residentes. Este problema se mejora o elimina gracias al trabajo constante de los logopedas que permiten establecer ejercicios de logopedia y tratamientos específicamente diseñados para cada situación concreta. Aunque no se trata de un método milagroso capaz de revertir cualquier tipo de dificultad, sí resulta posible dar solución definitiva a muchos problemas y mejorar el diagnóstico de otros muchos favoreciendo de forma determinante el proceso de comunicación.

Esta misma situación la podemos encontrar en hogares con ancianos dependientes que cuentan con algún tipo de dificultad para la comunicación con sus familiares. La relativa juventud de la logopedia como disciplina hace que numerosas personas no se planteen siquiera su existencia como posible solución a su situación particular, sin embargo, la ayuda y recomendación por parte de los médicos que reciban y atiendan a las personas mayores puede ser determinante para iniciar el cambio que mejore la calidad de vida de los mayores.

Dificultad para hablar en ancianos

De cara a la socialización, el lenguaje es prácticamente imprescindible ya que nos permite compartir nuestros sentimientos, ilusiones, deseos, necesidades o temores. Lo cierto es que el paso del tiempo suele afectar de forma negativa a la capacidad que las personas poseen para comunicarse y esto resulta frustrante para muchas personas de la tercera edad que ven cómo su capacidad de entenderse con familiares y amigos disminuye hasta, en muchos casos, desaparecer. Gracias a los ejercicios y actividades que ofrece la logopedia es posible mantener estas capacidades o recuperarlas en gran medida cuando ya se han visto afectadas. De igual modo, en algunos casos es posible eliminar por completo el problema que afecta a la comunicación o la deglución.

La necesidad de actuación de los logopedas en el ámbito de las personas de la tercera edad hace que se requiera una mayor valoración de la profesión por parte de otros especialistas así como de los familiares y personas al cargo de los ancianos. Esto es así porque el inicio temprano del tratamiento puede ser la diferencia entre poder resolver el problema de forma definitiva o simplemente poder alcanzar una leve mejora de las dificultades de comunicación que presenta la persona adulta. Para lograr esta actuación a tiempo es necesario que la sociedad tome conciencia de la gran importancia del trabajo que realizan estos profesionales y de la gran repercusión que su labor tiene en la vida cotidiana de muchas personas de edad avanzada.

¿Qué es lo que hace un logopeda?

Centrando la atención en el trabajo específico que estos especialistas realizan con las personas mayores y de forma más concreta en el ámbito de la comunicación, se pueden enumerar una serie de actividades de gran importancia:

Estimulación del lenguaje

Actividades encaminadas a la estimulación del lenguaje hablado y escrito. Con esto se evita la pérdida definitiva de estas capacidades por parte de los adultos o la reducción de las mismas como consecuencia de trastornos derivados de la edad.

Evaluación de trastornos

Evaluación de los distintos trastornos que pueden afectar a la comunicación y diseño de las intervenciones más adecuadas para darles solución.

Actividades de logopedia

Ejercicios que permiten estimular de forma activa las capacidades mentales que se relacionan de forma más inmediata con el lenguaje. Las actividades también se realizan con la intención de mantener estas capacidades cuando aún no han sufrido mermas.

Estrategias de lenguaje y comunicación

El logopeda también instruye a sus pacientes para que aprendan las mejores estrategias que les permitan compensar las carencias que sufren en lo relacionado con el lenguaje y la comunicación. Así, los ancianos pueden aprender métodos de asociación y figuras mnemotécnicas que les permitan recordar las palabras y acceder a los conocimientos que ya poseen.

Enseñanza a cuidadores

Dentro de las labores de asesoramiento y enseñanza, el logopeda también instruye a los cuidadores de las personas mayores, sus familiares o los profesionales que se dedican a darles atención. Así, les ofrecen estrategias para enfrentarse a diario con personas que poseen problemas de comunicación mejorando sus capacidades para acercarse a ellos en el ejercicio de sus funciones.

El papel del Logopeda

La logopedia puede abordar los problemas comunicativos y de lenguaje desde muy diversos ángulos. Esta característica se debe a que dichas dificultades pueden tener causas muy diversas y es conveniente actuar en función de aquello que provoca el deterioro de las capacidades.

De este modo, cuando los problemas se derivan exclusivamente de la edad y la memoria juega un papel importante, el entrenamiento de las personas mayores se centra en el trabajo de la comprensión en oraciones de diversa complejidad y en la expresión a través de las mismas. De este modo se facilita a las personas mayores el acceso a un léxico más rico y abundante que les hace más sencillo el acto de encontrar la palabra que buscan en cada momento. De igual modo, los ejercicios de logopedia en este ámbito ayudan a potenciar la memoria y a mantener las capacidades del cerebro en lo referente al uso del lenguaje.

En los casos en los que el problema derive de una lesión cerebral, el trabajo se debe encaminar a la recuperación del deterioro concreto recuperando los procesos que se han visto dañados de forma brusca.

En otros casos la enfermedad degenerativa a nivel neurológico es la causa de las dificultades en la comunicación. El trabajo del logopeda se vuelca en estos casos para frenar en la medida de lo posible el avance de los síntomas que afectan al lenguaje.

En cuanto a la función del logopeda en el tratamiento de la disfagia, se trata de enseñarle al mayor a utilizar técnicas que ayuden a estimular la musculatura y los nervios de la boca para protegerse de las aspiraciones del material deglutido.

Cabe concluir que las personas mayores se encuentran entre la población de riesgo para el sufrimiento de dificultades de comunicación y requieren una atención especializada para la recuperación de los procesos perdidos o para la prevención de la aparición del problema. Los profesionales que se encargan de atenderlos, los cuidadores o los familiares que se hacen cargo de su cuidado deberán prestar especial total atención a los primeros síntomas y no dejar pasar el tiempo antes de acudir a un logopeda profesional.

Visionaria estratégica, amante de la comunicación, del marketing y de las ideas nuevas. Una latinoamericana en suelo europeo preocupada por el presente de nuestros mayores y el futuro de los jóvenes, empujando de a poco el marketing al servicio de la sociedad. Me enorgullece pertenecer a la gran familia de Cuidum, donde he podido direccionar mi brújula hacia el lugar y momento correcto. Este es mi ADN con el que trabajo día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.