¿Cómo levantar a una persona mayor del suelo tras una caída?

¿Cómo levantar a una persona mayor del suelo tras una caída?

Las caídas son muy frecuentes en las personas mayores. El gran problema es que el cuidador o familiar se ponga nervioso y no actúe correctamente. En muchas ocasiones el cuidador entra en pánico y acaba por lesionarse a sí mismo o al enfermo. Para evitarlo deben seguirse unas pautas básicas para saber cómo levantar a una persona mayor del suelo.

Consejos para levantar del suelo a una persona mayor que ha sufrido una caída

  • En primer lugar, mantén la calma y empieza por tranquilizar al anciano. Háblale de forma lenta y cariñosa, esto le ayudará a relajarse. Intenta que respire lenta y profundamente, lo que contribuirá a que permanezca relajado.
  • Luego lo que debes hacer es examinar al enfermo y comprobar si ha sufrido alguna lesión, moratón, esguince o si tiene algún hueso roto. 
  • Pregúntale si le duele algo y en qué zona del cuerpo lo siente. Si hay alguna lesión (como un hueso roto) no muevas al enfermo, llama a emergencias y tranquiliza al anciano hasta que lleguen los servicios sanitarios.
  • Si el enfermo no tiene ninguna herida ayúdale a levantarse de forma lenta y segura. Si en un momento dado te atascas o ves que no tienes fuerza para levantar al enfermo, detente un momento hasta que te recuperes las fuerzas.
  • Para ayudar a levantar al anciano puedes usar dos sillas resistentes. Coloca una de ellas al lado de la cabeza del anciano y la otra a sus pies. Para realizar esta técnica es necesario que el anciano tenga alguna capacidad para moverse. Tu labor consiste en guiarlo y mantenerlo seguro, no en cargar con su peso. Si el anciano no puede moverse de ningún modo, llama a emergencias. Para seguir con la maniobra anterior, ayuda al enfermo a ponerse de rodillas apoyándose con las manos. Para que resulte más cómodo, coloca una toalla bajo sus rodillas. Mueve la silla situada frente a su cabeza y ayúdale a colocar sus manos firmemente sobre el asiento en una posición de rodillas. Mueve la segunda silla y colócala detrás del anciano. A continuación, dile que use los brazos y las piernas para levantarse lentamente y sentarse en la silla que tiene detrás. Puedes usar tus manos para mantener estable al anciano, pero mantén siempre la espalda recta y asegúrate de que el enfermo está haciendo el movimiento de levantarse. Una vez sentado en la silla, mantén al anciano en la misma hasta que se haya calmado y pueda volverse a levantar por sí mismo de nuevo, sin riesgo de volver a caer. 
  • Después de una caída es necesario hidratar al anciano y mantenerlo en un ambiente con temperatura cálida. Es imprescindible, igualmente, consultar de inmediato con el médico para que realice un diagnóstico completo al enfermo y valore las causas de la caída. Si el anciano está tomando medicación, el médico podrá evaluar si la caída se debe a los efectos secundarios de los fármacos, y los cambiará o modificará su dosis, en la medida de lo posible, para prevenir el riesgo de que la caída se reproduzca. 

¿Cuándo hay que llamar a emergencias?

Si no puedes levantar o mover al anciano por ti mismo debes de buscar la ayuda de otras personas para facilitar la maniobra. Si la persona mayor está inconsciente o no se mueve en absoluto hay que llamar de inmediato a emergencias. En el caso de que el anciano haya sufrido una caída y presente alguna lesión, moratón o sangrado, debes llamar a emergencias, ya que será necesaria la asistencia sanitaria. 

Desde Cuidum, esperamos que estos consejos de cómo levantar a una persona mayor del suelo te hayan resultado útiles. En todo caso, si estás al cuidado de una persona mayor, encamada o con movilidad reducida es muy importante que aprendas técnicas para mover y trasladar al enfermo.

Consulta con el médico y personal sanitario las opciones de técnicas de movilidad más adecuadas para cada caso. Con ello evitarás correr riesgos y garantizarás la calidad de vida de tu familiar o persona mayor a cuidar.

Visionaria estratégica, amante de la comunicación, del marketing y de las ideas nuevas. Una latinoamericana en suelo europeo preocupada por el presente de nuestros mayores y el futuro de los jóvenes, empujando de a poco el marketing al servicio de la sociedad. Me enorgullece pertenecer a la gran familia de Cuidum, donde he podido direccionar mi brújula hacia el lugar y momento correcto. Este es mi ADN con el que trabajo día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.