"Una atención cercana, humana y de calidad"

TRABAJA COMO CUIDADORA

Contratación y seguridad social

Por supuesto, sabemos que lo importante es que haya buena química con la persona que va a entrar en tu casa y va a cuidar de tus seres queridos. Antes de contratar al cuidador te facilitaremos diferentes candidatos y tendrás la oportunidad de conocerlos en persona.

El coste de contratar a una persona y darle de alta a la seguridad social, depende de las horas de contratación mensual por lo que no dudes en consultarnos para que te podamos hacer un presupuesto a medida. Contacta con nosotros dejando tus datos en el formulario y te asesoraremos sin compromiso.

Podemos ofrecer cuidadores para tu domicilio tanto para horas sueltas como para contratos continuos sin límite de tiempo y desde 1 hora al día (servicio disponible sólo en algunas ciudades).

Las familias son las contratantes, encargando a Cuidum todos los trámites de la gestión en su nombre.

Actualmente, la familia es la responsable de realizar los contratos con las cuidadoras. En caso de no dar de alta a las cuidadoras y trabajar de forma irregular, pueden recaer sobre la familia sanciones económicas que van desde los 10.000€ hasta los 30.000€, incluso podrían darse sanciones penales.

No es tan difícil que una persona contratada de manera no legal denuncie a una familia. Estos casos suelen pasar incluso en relaciones entre conocidos que empiezan de buena fe, pero por alguna motivo acaban teniendo diferencias. Tan sencillo como que una cuidadora denuncie a la familia por su situación irregular, o que sufra un accidente doméstico y se evidencie que fue en el desarrollo de su actividad no regulada como cuidadora dentro del domicilio.

Por estos motivos, para proteger a las familias, en Cuidum facilitamos todos los trámites para que la contratación sea algo sencillo. Y no trabajamos de otra forma, solo dentro del marco legal.

Sí, puedes modificar o cancelar tu contratación de acuerdo a la legislación vigente sin ningún problema.

El pago está dividido en 3 partes que se pagan mensualmente:

  • Uno para la cuidadora, que se paga por transferencia, efectivo o cheque.
  • Otra parte irá destinada la seguridad social, que se cobra a través de recibo domiciliado a mes vencido.
  • La tercera parte a través de una cuota mensual que se carga en la tarjeta de crédito los días 5 de cada mes por los servicios de mediación, gestión de contrato, confección de nóminas, servicio de sustitución y asesoramiento laboral.

El contrato que se realiza a las cuidadoras es en el Régimen Especial de Empleadas del Hogar y se suele hacer por “Fin de Obra o Servicio”, con un periodo de prueba de 7 días.

Una vez superado el periodo de prueba habría que avisar del cese con una semana de antelación y la indemnización es de 12 días por año trabajado.

No debe afectarle a su renta porque es un gasto para usted, porque aunque no pueda deducirse, en cualquier caso, le beneficiaria. Existen deducciones dependiendo de la comunidad autónoma en la que resida.

Sobre Cuidum

Cuando buscamos a una cuidadora, es muy común que alguien nos recomiende al familiar de alguien que sencillamente “busca un trabajo”. En muchos casos, la familia abre la puerta de su casa a un cuidador sin saber realmente ni la identidad real de esa persona.

En Cuidum sabemos a quién se va a contratar, disponemos de su documentación, confirmamos su formación y su experiencia. Hablamos con las familias donde han trabajado anteriormente. Y nuestro equipo experto en selección de cuidadoras domiciliarias determinan si son válidos o no para desempeñar esa labor.

Solo un 23% de los candidatos superan nuestras pruebas de acceso, lo que aporta seguridad y confianza a la familia sobre la persona que va a meter en su casa.

Porque la selección personal es nuestra especialidad. Nuestro equipo de Recursos Humanos tiene una gran experiencia en gestión y selección de candidatos para el cuidado domiciliario. En el proceso de selección comprobamos su curriculum, sus titulaciones, realizamos test de aptitud y validamos las referencias de trabajos anteriores preguntando a las familias sobre su actitud y su profesionalidad a la hora de desarrollar su función como cuidador o cuidadora.

Desde nuestros inicios, hemos atendido ya a más de 60.000 familias, esto añadido a nuestra metodología y personal cualificado que aporta las garantías necesarias a las familias para una contratación segura.

Contratar a una cuidadora incluye pagar su salario y alta en la Seguridad Social. Los servicios de Cuidum se abonan aparte y varían según el servicio.

Existe una cuota inicial de alta que oscila, dependiendo de la zona geográfica, de 250€ a 550€. La cuota de alta incluye:

  • La recogida de necesidades de la familia por expertos en asistencia domiciliaria y en selección de los candidatos que se ajusten a las necesidades.
  • Coordinación y seguimiento de las entrevistas de la familia con las cuidadoras.
  • La redacción y firma del contrato, como también la gestión del alta en la Seguridad Social de la cuidadora seleccionada.

Por último se paga a Cuidum una cuota mensual que depende del servicio y del número de horas contratadas. La cuota mensual incluye:

  • Servicio de sustitución de la cuidadora.
  • Servicio de mediación y seguimiento a cargo de mediadores especializados.
  • Confección de nóminas mensuales, además de asesoramiento laboral y administrativo.

Nuestro objetivo es trabajar de forma muy personal para comprender tus necesidades y así poder proporcionar a la cuidadora más adecuada a tu situación. Queremos que la convivencia de la cuidadora y la familia funcione porque esa es la mejor manera de que los cuidados se den satisfactoriamente.

En caso de que la relación falle y nuestros mediadores no logren resolver los problemas te garantizamos la sustitución de la cuidadora.

En todo momento puedes contactar con nosotros para exponernos tus necesidades o cambios en ellas y haremos todo lo posible para ayudarte.

Servicios y responsabilidades

La cuidadora es la encargada del cuidado de la persona mayor, ayudándole a realizar sus actividades de la vida diaria y a mejorar su calidad de vida. Son responsables de generar un ambiente agradable y seguro para el familiar.

Esto implica desde mantener la habitación limpia y arreglada, hacer las camas, cambiar las sábanas, hasta preparar la comida de la persona a su cuidado. Las compras también pueden estar bajo la responsabilidad de las cuidadoras, hablamos de compras de elementos necesarios para la persona a la que cuidan. También se les puede solicitar a las cuidadoras a realizar actividades fuera del hogar como salir a pasear o dar caminatas, siempre y cuando sea seguro para el familiar dependiente.

Por el contrario las cuidadoras no son responsables del cuidado del resto de la familia, de forma que la limpieza del hogar general o la compra del supermercado para toda la familia no entra dentro de las cosas que debamos solicitar a una cuidadora profesional.

Por el bien de un mejor cuidado para nuestros familiares dependientes es importante cultivar una relación de respeto mutuo entre la cuidadora y la familia ya que su bienestar redunda en nuestros seres más queridos.

No existe por defecto, aunque como en cualquier relación laboral se puede solicitar. En nuestras labores de mediación recalcamos la importancia de la discreción en el trabajo de cuidadora.

Depende del número de horas que se contraten. En el caso de las internas de fin de semana, al ser jornadas de 8 horas se calcula con un contrato de 16 horas, lo que quiere decir que es casi la mitad que una interna de entre semana.

Si, es un contrato diferente y, por lo tanto, debe darse de alta a la cuidadora nueva, así como pagarle el salario que corresponde. Por otro lado, la cuidadora que ya tiene dada de alta, cobrará su salario igual que si trabajase.

Muchas familias lo que hacen es hacerse cargo ellos, darle vacaciones a la cuidadora por semanas o, las familias que tienen dos cuidadoras, suelen llegar a un acuerdo para realizar las coberturas vacacionales.

Los festivos de la empleada del hogar son los mismos que los del resto de trabajadores. Es decir, tienen derechoa 14 días al año, de los que 2 son fiestas locales. Durante los días festivos la cuidadora no está obligada a trabajar y por lo tanto estos días no serán descontados de su nómina y, si los trabaja, le deberán ser abonados.

¿Tienes alguna duda?

Escribe tu consulta y déjanos tus datos. ¡Te responderemos personalmente muy pronto!

PROTECCIÓN DE DATOS: De conformidad con las normativas de protección de datos le facilitamos la siguiente información del tratamiento: Responsable: CUIDUM TECH, S. L. Fines del tratamiento: atender su solicitud de información mediante llamada telefónica o email, y envío de comunicaciones de servicios Derechos que le asisten: acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición Más información del tratamiento: política de privacidad



[Aceptar] Política de Privacidad y Cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su navegación y mostrarle publicidad ajustada a su perfil. Si continúa navegando, usted acepta el uso de cookies.