Protegemos los derechos de las cuidadoras

Creemos que las buenas cuidadoras son un bien muy preciado. Les pedimos que sean profesionales y luchamos para proteger sus derechos, para resolver sus problemas y para asegurarles unas condiciones de trabajo dignas.

Necesitamos que la sociedad comience a reconocer el esfuerzo de las cuidadoras. Gracias a su loable labor, las personas mayores y dependientes pueden permanecer en sus hogares el mayor tiempo posible, sin alejarlos de los suyos ni de su entorno.

Defendemos el trabajo “invisible”

Defendemos a las heroínas invisibles. Su labor es de gran importancia para que la sociedad siga funcionando y las familias no se queden paralizadas cuando llega la enfermedad o la dependencia.

Luchamos por dar visibilidad a un trabajo de héroes y heroínas que debe de reconquistar su lugar en la sociedad.

“Apostamos por la seguridad de cuidadores y cuidadoras. Queremos que cuenten con la mayor de las garantías y defender sus derechos es un pilar fundamental de nuestra ética”

Luchamos por empleo legal y digno

Nos parece lamentable que las cuidadoras domiciliarias no tengan reconocidas las mismas prestaciones en la seguridad social que el resto de trabajadores. Nos parece inaceptable que la mayor parte de ellas trabaje en situación irregular, sin nadie que las proteja de abusos. Luchamos para que sus salarios sean, como mínimo, los que marca la ley.

Valoramos el vínculo entre la cuidadora y la persona a su cargo

Ponemos en valor el vínculo de afecto que se crea entre un cuidador y la persona. Nosotros lo entendemos como verdaderas escuelas del afecto.

Abanderamos la revolución de los trabajos invisibles; cuidar no es un trabajo cualquiera, es un trabajo que hace del mundo un lugar mejor.

Protegemos los derechos de las cuidadoras

Creemos que las buenas cuidadoras son un bien muy preciado. Les pedimos que sean profesionales y luchamos para proteger sus derechos, para resolver sus problemas y para asegurarles unas condiciones de trabajo dignas.

Necesitamos que la sociedad comience a reconocer la labor de las cuidadoras. Con una buena cuidadora domiciliaria no es necesario que a los ancianos y a los dependientes se les saque de sus casas y se les meta en una residencia.

Defendemos el trabajo “invisible”

Defendemos a las heroínas invisibles. Su labor es de gran importancia para que la sociedad siga funcionando y las familias no se queden paralizadas cuando llega la enfermedad o la dependencia.

Luchamos por dar visibilidad a un trabajo de heroes y heroínas que debe de reconquistar su lugar en la sociedad.

Luchamos por empleo legal y digno

Nos parece lamentable que las cuidadoras domiciliarias no tengan reconocidas las mismas prestaciones en la seguridad social que el resto de trabajadores. Nos parece inaceptable que la mayor parte de ellas trabaje en situación irregular, sin nadie que las proteja de abusos. Luchamos para que sus salarios sean, como mínimo, los que marca la ley.

Valoramos el vínculo entre la cuidadora y la persona a su cargo

Ponemos en valor el vínculo de afecto que se crea entre un cuidador y la persona. Nosotros lo entendemos como verdaderas escuelas del afecto.

Abanderamos la revolución de los trabajos invisibles; cuidar no es un trabajo cualquiera, es un trabajo que hace del mundo un lugar mejor.

Apúntate para trabajar
[Aceptar] Política de Privacidad y Cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su navegación y mostrarle publicidad ajustada a su perfil. Si continúa navegando, usted acepta el uso de cookies.